Nuevo gerente del Metro de Medellín, un hombre técnico

El Espectador habló con Tomás Elejalde Escobar, quien dice que buscará la continuidad de los proyectos emprendidos en la gerencia de Claudia Restrepo. La unificación de las tarifas y el mejoramiento del servicio en hora pico, algunos de los retos.

/ Foto: Metro de Medellín

Tomás Elejalde Escobar trabaja en el Metro desde 1995. Fue supervisor de Operaciones, jefe del Departamento de Tráfico, jefe del Proceso de Movilización de Clientes, gerente de Operaciones y, desde el 2013, gerente de Planeación. Pero desde la tarde de este miércoles trabaja, por la decisión unánime de la Junta Directiva, como el nuevo gerente general del Metro, después de que el pasado 28 de junio fuera nombrado como gerente encargado tras la renuncia de Claudia Restrepo. (Lea aquí: Claudia Restrepo sale definitivamente de la gerencia del Metro de Medellín).

Elejalde es especialista en Alta Gerencia de la Universidad de Antioquia. Estudió Ingeniería de Fabricación en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Colonia (Alemania) e Ingeniería Económica y Administración de Empresas en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Mönchengladbach (Alemania).

Su perfil técnico y el amplio conocimiento que tiene del Metro permitieron que Luis Pérez, gobernador de Antioquia, y Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, estuvieran de acuerdo con el nombramiento, a pesar de que en su momento corriera el rumor de que Respeto dejaba el Metro por diferencias con el representante de la Gobernación en la Junta Directiva y de que Gutiérrez rechazara la renuncia.

El nuevo gerente dice que conocer la gestión de su antecesora facilitó el empalme. Piensa continuar con los procesos iniciados por Restrepo, como la modernización de la Gerencia de Abastecimiento, Logística y Compras, y “el acercamiento a las comunidades mediante redes sociales y medios de comunicación alternativa, y al público interno, es decir, con los empleados”.

Asegura que los retos que enfrenta como nuevo gerente del sistema de transporte público más importante del Valle de Aburrá son dos: la unificación de las tarifas y el mejoramiento del servicio en hora pico. Frente a lo primero dice que ya se está adelantando las gestiones con la Secretaría de Movilidad de Medellín y con el Área Metropolitana para que las personas puedan “usar la tarjeta cívica en las rutas metropolitanas. Pero para esto se necesita inversión en tecnología y para ampliar la cantidad de puntos de pago”.

Elejalde sabe que, a pesar de lo importante que es el Metro para al capital antioqueña, el servicio no es el mejor. Las quejas de los usuarios son recurrentes por los “problemas que tienen para abordar los trenes y para entrar a las estaciones por la congestión y las filas que se forman”. Para hacerle frente a esta, cuando Restrepo aún era la gerente, se compraron 20 trenes que serán entregados a partir diciembre.

Otra de las metas de Elejalde es cumplir con dos proyectos fundamentales para la Alcaldía y la Gobernación. El primero es el metro ligero de la 80, con el que se busca que este importante corredor vial de Medellín cuente con un sistema de transporte que la atraviese de sur a norte. El segundo es el ferrocarril de Antioquia, en el que el Metro tiene una participación del 24%. Con un lenguaje que delata su enfoque técnico, dice que buscará que “se transmita todo el conocimiento ferroviario para la consolidación de este proyecto”.

Elejalde tiene entonces el reto de que el Metro, y el sistema público de transporte que funciona a su alrededor como las líneas de Metrocable, el tranvía y las rutas alimentadoras, se consolide como una solución a los problemas de movilidad que se presentan en el Valle de Aburrá.
 

Temas relacionados