Poeca: un plan contra la contaminación del aire en el Valle de Aburrá

Además de funcionar en periodos de contingencia ambiental, el protocolo definido este miércoles por los diez municipios antioqueños, tendrá efecto de febrero hasta abril y de octubre a noviembre.

AFP

Debido a sus características topográficas angostas y casi cerradas, el Valle de Aburrá es una cuenca donde al aire se le dificulta circular. Además, la ventilación dentro de estas montañas no es suficiente para remover la cantidad de gases emitidos en los diez municipios que componen la subregión. Por lo tanto, la Junta Metropolitana aprobó este miércoles un protocolo para efectuar el Plan Operacional contra Episodios Críticos de Contaminación Antomosférica, llamado Poeca. La iniciativa busca reducir los niveles de polución del territorio, no solo durante los periodos concentrados entre febrero hasta abril, y de octubre a noviembre, sino también en días de alta contaminación que se presenten a lo largo del año. (Lea: Contaminación en Medellín: un problema de salud de $1,3 billones)

Este proceso será vigilado por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y el Grupo de Gestión responsable de las temporadas de mala calidad del aire (Geca). Entre los dos entes se hará la implementación del protocolo y las evaluaciones técnicas donde se obtenga informes periódicos sobre los episodios cruciales. Asimismo, en la reunión de los alcaldes antioqueños, se precisó que el ente encargado de avisar al Geca a cerca del inicio de un evento crítico será el Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá (Siata), quienes operan la red de monitoreo meteorológico y atmosférico.

De hecho, el protocolo aprobado dicta que los días de alta polución se implementarán medidas por 24 horas como mínimo y bajo observación. Incluso, los funcionarios del Grupo de Gestión realizarán reportes todas las mañanas y tardes con el fin de hacer un seguimiento en la calidad ambiental. Los informes cuentan con un vocero autorizado, quien le comunicará a la prensa cada que se presente una contingencia en la región, frente a un plan de comunicaciones establecido también por los mandatarios.

La estrategia del Poeca hace parte de un programa más grande de descontaminación del aire en el valle, el cual busca implementarse en el año 2030, en el marco del Plan Estratégico Metropolitano de Ordenamiento Territorial. El problema atmosférico en estos municipios de Antioquia han generado alarmas en los últimos años, por ejemplo, en 2011 el 9.2% de muertes registradas en el Valle de Aburrá fueron a causa del aire. Es más, el Valle de Aburrá decidió aumentar el pico y placa en la capital del departamento, con el objetivo de reducir los gases vehiculares emitidos, creando además una campaña para sensibilizar a la población. El alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, invitó a los ciudadanos a buscar nuevas formas de movilizarse sin afectar la condición de la atmósfera.