Preocupación en Antioquia por suicidios de jóvenes indígenas

El caso más reciente es el de una pequeña de 12 años, quien se ahorcó. De acuerdo con los líderes del cabildo, a la niña la seguían “malos espíritus”.

Imagen de referencia /Cristian Garavito - El Espectador

Crece la preocupación en Antioquia frente al incremento de suicidios de jóvenes indígenas. Los casos se presentan principalmente en niños y jóvenes entre 12 y 18 años. Según datos de la Organización Indígena de Antioquia, OIA, al año seis jóvenes indígenas toman la decisión de quitarse la vida.

Leonardo Domicó, presidente de la OIA, indicó que, aunque no hay un estudio que explique los lamentables suicidios, ellos han determinado que estos fenómenos estarías relacionados con maltratos, problemas de gobernabilidad y falta de oportunidades.

“Se habla de un problema de violencia intrafamiliar, un problema de orden de gobernabilidad y espiritual, pero en el fondo, la falta de oportunidades para los jóvenes y la falta de seguimiento interviene en esta problemática”, expresó Domicó.

(Lea: “La Amazonía es un asunto global. Salvarla no es solo asunto de Colombia”: Bomba Estéreo).

Por tal motivo y para prevenir que este fenómeno se siga presentando en la región, las autoridades indígenas piden a la Gobernación de Antioquia y entidades de salud que hagan un estudio para así esclarecer las posibles razones de los problemas y de este modo, desarrollar campañas para frenar los casos.

El caso más reciente

El suicidio de Yacira Domicó Domicó, de 12 años, quien pertenecía a la comunidad Embera, de Antioquia, es uno de los casos que más ha consternado a al comunidad en los últimas semanas. De acuerdo con el reporte de las autoridades, la hija de Leonardo Domicó, alguacil mayor de la comunidad Embera, se habría ahorcado en su propia casa cuando la dejaron sola en una tarde.

La pequeña había intentado suicidarse en otras oportunidades debido a sus extraños y agresivos comportamientos. Para los líderes del cabildo, la niña indígena actuaba de ese modo porque tenía “malos espíritus”, los cuales no pudieron ‘espantar’ porque había sido difícil.

Por su parte, la secretaria de Inclusión Social de Turbo, Yolanda Castro, indicó que, para la Administración, la niña tenía trastornos psicológicos, los cuales se pudieron atender con la ayuda necesaria. Sin embargo, la comunidad no dio reporte del caso hasta conocerse de su muerte.

Las autoridades locales adelantan una investigación para establecer lo sucedido, pero ha sido difícil por la complejidad de las leyes indígenas.

(Puede leer: Emergencia ambiental: 8 mil barriles de crudo fueron vertidos en la Amazonía).