Puma que fue liberado en diciembre, apareció muerto en Antioquia

El 19 de diciembre del año pasado, el animal fue liberado en Caldas. Corpocaldas rastreó el recorrido del felino hasta Briceño, donde fue encontrado sin vida, al parecer por envenenamiento.

Corpocaldas

La Corporación Autónoma Regional de Caldas, Corpocaldas, confirmó que el animal liberado el pasado diciembre fue encontrado por la comunidad de la zona rural de Briceño, en Antioquia.

El puma había aparecido en Manizales, en el parque La Piedra de La Enea, el pasado 15 de diciembre, causando revuelo entre los habitantes de la zona y en general en la ciudad. Corpocaldas tomó al animal y lo tuvo en observación durante cuatro días; posteriormente, el también denominado león de montaña, fue dejado en libertad en la Reserva Forestal Protectora Bosques de la Chec, junto con un collar de telemetría satelital, el primero que se le instaló a un puma en Colombia.

Lea: Matan a tiros a puma en plena vía en Casanare

Mediante un programa satelital que se visualiza en Google Earth, el collar permitía rastrear la ubicación del puma. De acuerdo con esta información, el felino permaneció en la región durante los dos primeros meses después de su liberación y luego cruzó el norte de Caldas hasta llegar a Antioquia. El último registro que se tuvo del animal fue del sábado 4 de agosto, en un punto cercano al municipio de Ituango.

 

“A través de la comunidad de la vereda Altos de Chirí de Briceño, supimos que el puma estaba muerto y que le habían quitado el collar. Nos enviaron fotos que nos permitieron verificar que se trataba del mismo ejemplar”, señaló Corpocaldas en un comunicado.

La entidad se encuentra realizando la gestión con las autoridades ambientales de Antioquia para trasladar el cuerpo del puma a Manizales y establecer si la causa de la muerte es envenenamiento como lo han manifestado los habitantes, según expresó Óscar Ospina Herrera, profesional especializado de la entidad.

"Esta no es una especie que por naturaleza cause conflictos a los humanos, ataque a la población humana o al ganado como comportamiento natural. Existen medidas de ahuyentamiento que resuelven los conflictos que genera la presencia de estos animales. Nuestro llamado es a que aprendamos a convivir con la fauna silvestre”, señaló Ospina Herrera, quien además resaltó la importancia de recuperar el collar para obtener la mayor información posible.

Hasta la fecha, el equipo de Fauna Silvestre de Corpocaldas ha recibido reportes sobre la aparición de estos mamíferos en Norcasia, La Dorada, Victoria, Pensilvania, Marulanda, Manizales, Neira, Riosucio y Risaralda.