Sujeto disfrazado de payaso diabólico mató a comerciante en Medellín

El hecho despierta temor ante la posible llegada de esta ola de violencia al país la cual ya ha dejado víctimas en México y Estados Unidos.

Captura de video

Las autoridades en Medellín se encuentran tras la pista de un hombre que disfrazado del temible payaso asesino y aprovechando la celebración de Halloween disparó contra un comerciante en un barrio del noroccidente de la ciudad. (Lea: Ola de payasos siniestros podría llegar a Colombia)

Aunque la víctima, mal herida, fue auxiliada rápidamente, no soportó la gravedad de las heridas y falleció en la Unidad Intermedia del Doce de Octubre.

Testigos del asesinato relataron que el sujeto portaba una máscara de payaso, la cual cubrió su rostro y dificulta aún más su identificación. (Lea: De la broma a la realidad: Payasos diabólicos, amenazan seguridad en Norteamérica)

La víctima mortal fue identificada como Andro Alexander Velásquez Rodríguez, un comerciante de 35 años, que al parecer departía con amigos en un bar cercano el pasado lunes.

En redes sociales el hecho despertó pánico ante la posibilidad de la llegada de la ola de violencia a Colombia protagonizada por payasos siniestros y que se ha expandido por varios países como Estados Unidos, México, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, Canadá, Suecia y Francia.

Aunque las autoridades lo han tratado como un hecho aislado, el hecho tomó relevancia porque hace algunos días se había advertido sobre la posible llegada de este fenómeno al país debido a que las redes sociales ahora facilitan la difusión de esta información y puede provocar que los jóvenes imiten este tipo de acciones.

Según Esteban Cruz Niño, antropólogo y profesor de Ciencias Humanas de la Universidad del Rosario y quien ha estudiado el fenómeno por más de dos años, dice que esto se da porque “en la actualidad las redes sociales aumentan la velocidad de la información entre las personas” y porque “el personaje del payaso favorece el anonimato, ya que el maquillaje borra la identidad del que lo porta”.

El fenómeno social se originó en Inglaterra en 2013, cuando un desconocido empezó a aterrorizar a los habitantes del pequeño poblado de Northampton, que comenzaron a colgar fotografías suyas en redes sociales, lo que creó un fenómeno masivo que se expandió en las últimas semanas en varias partes del mundo.

Temas relacionados