Tensa situación de orden público en Segovia tras estallido de dos petardos

Los hechos se registran previo a la instalación de la mesa minera, en la que se tiene previsto que manifestantes, Gobierno y voceros de multinacionales acuerden soluciones que permitan levantar el paro minero.

Tomada de Blu Radio

El estallido de dos artefactos explosivos en la madrugada de este viernes en el municipio de Segovia (Antioquia), agravó la situación de orden público en la población que, así como Remedios, completa más un mes en paro en defensa de la minería tradicional y que no ha estado exento de choques entre manifestantes y autoridades. (Lea: Paro minero en Remedios y Segovia cumple un mes de incertidumbre y tensiones)

Uno de los petardos fue activado por desconocidos en un local comercial donde, al parecer, su propietario estaba vendiendo alimentos a miembros de la comunidad a puerta cerrada. Es precisamente el desabastecimiento de alimentos una de las mayores preocupaciones de los habitantes. Aunque el estallido no dejó personas heridas, sí ocasionó serias afectaciones contra el establecimiento.

Otro de los artefactos fue accionado en el lugar donde se encontraba Jaime Gallego, uno de los voceros de la mesa minera, que este viernes tiene previsto una reunión con el Gobierno Nacional y voceros de las multinacionales para encontrar soluciones que permitan levantar el paro.

De acuerdo con el coronel Wilson Pardo, comandante de la Policía Antioquia, se adelanta la búsqueda de cuatro encapuchados que serían los responsables de accionar los petardos. A su turno, el alcalde de Segovia, Gustavo Tobón, reveló que casi 70 mil personas se encuentran afectadas en la población por falta de alimentos.

Lo que comenzó el pasado 21 de julio como una movilización pacífica a favor de la minería tradicional en Remedios y Segovia, poblaciones de unos 80.000 habitantes que por más 200 años han vivido de extraer oro, ha degenerado en hechos de violencia, que, según la Policía, incluyen la manipulación de explosivos.

Unos 10.000 obreros iniciaron la protesta para rechazar las políticas del Gobierno por considerar que perjudican la minería ancestral y tradicional y favorecen los planes de expansión de las multinacionales mineras. Los manifestantes reclaman además la firma de "contratos justos" entre pequeños mineros y las grandes empresas extranjeras.