Tiroteo en Guacamayas, Antioquia, aumenta la zozobra de los reclamantes de tierras

Desde el 7 de junio se han intensificado las agresiones contra 36 familias que retornaron al Urabá antioqueño. Cinco de ellas ya se desplazaron.

Una balacera entre el Ejército y hombres armados que vienen agrediendo a los reclamantes de tierras en la vereda Guacamayas del municipio de Turbo, se registró este viernes en esa zona del Urabá antioqueño.

La personera municipal, Karen Gamboa, confirmó la situación y relató que soldados del Batallón Selva 54, adscrito a la Brigada XV del Ejército, “notaron la presencia de humo y se dirigieron al lugar para verificar lo que pasaba. Allí vieron a dos personas prendiéndole fuego a una vivienda que estaba desocupada. Estos al notar la presencia de la Fuerza Pública alcanzaron a hacer dos disparos y el Ejército reaccionó. Desafortunadamente no se pudo capturar a estas personas”.

Un líder de los reclamantes, que habita en el sector y que pidió la reserva de su nombre, denunció que la vivienda incinerada era una casa de dos pisos que le pertenecía al señor Sánchez, un reclamante de tierras que había retornado al lugar sin acompañamiento institucional y que se desplazó el 12 de junio ante las reiteradas amenazas y agresiones en su contra.

Y es que desde el 7 de junio se han intensificado las agresiones contra los reclamantes en Guacamayas. Ese día, hombres armados ingresaron a la vereda, ubicada en el corregimiento Macondo de Turbo, amenazaron a varias personas, robaran 50 cabezas de ganado y se llevaron los celulares de los campesinos para evitar que se comunicaran. Cuatro días después, el 11 de junio, n intimidaron a las familias reclamantes, golpearon a varios labriegos, realizaron disparos al aire y robaron herramientas de trabajo. Y el 28 de junio, un grupo de hombres intentó destruir las viviendas de varios reclamantes, mientras dos mujeres distraían a la comunidad ofreciendo productos naturistas.

A esto se suma una denuncia de Tierra y Paz, según la cual el 22 de junio en una finca llamada Casa Roja con el exparamilitar alias "Charuzo", quien estaría preparando un ejército de 400 hombres para atacar a los reclamantes.

Por estos hechos, la asociación de reclamantes Tierra y Paz, la Fundación Forjando Futuros y el Instituto Popular de Capacitación (IPC), enviaron un comunicado público haciendo un llamado para que “se refuerce la protección a estas comunidades por parte de la Fuerza Pública y a que se presenten las respectivas investigaciones por parte de la Fiscalía General de la Nación para establecer quiénes son los responsables materiales e intelectuales de estos hechos revictimizantes contra los campesinos reclamantes de tierras”.

Luego de lo ocurrido este primero de junio, la personera de Turbo afirmó que “hasta el momento la comunidad está bien y hay presencia de la fuerza pública en el sector”, y anotó que las autoridades e instituciones del municipio esperan reunirse para evaluar la situación de Guacamayas.

Sin embargo, los campesinos están atemorizados porque muchos de ellos han recibido amenazas directas y porque los ataques han sido constantes, lo que los tiene viviendo en la zozobra, afirmó el líder de reclamantes.

Temas relacionados