'La aplicación del acuerdo de paz tomará años'

Aurelio Iragorri dice que el Gobierno sí le ha prestado atención a la crisis de La Guajira y defiende el Marco Jurídico para la Paz.

Aurelio Iragorri, ministro de Agricultura en el segundo período presidencial de Juan Manuel Santos. / Óscar Pérez - El Espectador

El saliente ministro del Interior y futuro ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, habló con El Espectador sobre temas de esas dos carteras. Por un lado se pronuncio sobre el paro cívico de La Guajira y por el otro sobre las leyes que reglamentarán el Marco Jurídico para la Paz y que deberán ser presentadas por el Gobierno Nacional.

¿Cómo piensa el Gobierno Nacional responder a las exigencias de la población de La Guajira que entró en paro cívico ayer?

Hemos venido atendiendo las necesidades de La Guajira. El viernes de la semana pasada estuvimos en la zona, los hicimos entrar al consejo de ministros y escuchamos sus solicitudes. Cuando uno está dialogando no hay necesidad de entrar a paro porque se vienen haciendo las cosas, pero si lo quieren hacer están en su derecho y así lo respetamos.

Los manifestantes protestan por la falta de recursos y por la desatención en la que está inmersa la población. ¿Qué van a hacer?

Lo que hay que mirar de fondo es qué ocurrió en La Guajira durante tantos años. Ellos señalan que su departamento entró en una crisis por la pérdida de los recursos de regalías, y yo me pregunto qué pasó en los años anteriores a estos cuatro años, en donde tuvieron todo el manejo de las regalías y prácticamente no hay municipios con acueductos, no hay vías, no hay ningún tipo de infraestructura ni atención a la población. Qué pasó en los años anteriores. La respuesta la tienen allá en La Guajira.

Una de las críticas que se le ha hecho a este gobierno es que después de cada paro desembolsa recursos y ha acostumbrado a los sectores a irse a paro para obtener resultados. ¿Hasta dónde están dispuestos a ceder en esta oportunidad?

Cuando las solicitudes son sociales requieren desembolsos de recursos. Hemos respondido como Gobierno atendiéndolas, por eso no veo por qué tenían que recurrir a esas formas; esto no se puede convertir en una cultura de paros. No podemos entrar en el país de que los problemas se respondan con paros. Ya vio usted que las dignidades que en su momento se fueron a paro en el país tomaron partido político en la campaña presidencial. Yo le pregunto a la gente de La Guajira si un bloqueo de vías será útil para la gente del norte del departamento, que es la que está recibiendo agua en carro tanques. Por el contrario, aun con todo el derecho legítimo a la protesta, eso le hace más daño a la gente.

¿Existe alguna motivación política identificada en esta movilización?

Siempre hay motivaciones políticas y estoy seguro de que en esta oportunidad no es distinto. Pero además de eso hay un aprovechamiento de la crisis de La Guajira por la escasez de agua. Hoy todo el país está mirando a ese departamento para ver si el Gobierno está ayudando o no, están aprovechando esa circunstancia para hacer el mismo paro que hicieron en época electoral pero que no tuvo ningún efecto.

Mientras estamos hablando usted sigue siendo el ministro del Interior, por eso quiero preguntarle: ¿el Gobierno ya tiene lista la ley estatutaria que presentará al Congreso para reglamentar el Marco Jurídico para la Paz?

No, eso dependerá de cuáles sean los acuerdos a los que se llegue en Cuba. En la reforma constitucional en la que se habló de los temas de participación y del Marco Jurídico para la Paz se determinó en el mismo contenido de la ley que ya está aprobada que el desarrollo de la misma dependería de los acuerdos a los que se llegue en el proceso de paz. Entonces habrá una o varias leyes que vayan desarrollando el marco, dependiendo de cuáles son los acuerdos y qué legislación se necesita para desarrollarlos.

Es decir, ¿no se presentará ningún proyecto de ley estatutaria hasta que se firme el acuerdo de paz?

No necesariamente hasta que se llegue a un acuerdo final, pero se hará en la medida en que haya puntos de cualquiera de los acuerdos que impliquen un desarrollo legislativo o la modificación de una ley existente con el propósito de lograr la paz y eso obligue a tramitar una ley. Mientras tanto no hay nada que tramitar porque no hay necesidad.

Una ley estatutaria tiene que tramitarse en una legislatura y tiene que tener posteriormente control constitucional, eso quiere decir que en menos de un año y medio no estará lista. ¿Qué pasará con los miembros de las Farc mientras se tramita, si esto sólo se hará un vez firmado el acuerdo?

Habrá normas que se tendrán que tramitar con mensaje de urgencia que no serán necesariamente una ley estatutaria, y habrá otras que impliquen ese tiempo. Una vez firmada la paz, si se logra su aplicación, implicará un tiempo determinado para hacer las modificaciones de ley correspondientes para aprobar o no esos acuerdos. Lo primero, de lograrse ese proceso, es preguntarle al pueblo colombiano si está de acuerdo o no.

¿Y cómo se le va a preguntar a la gente si está o no de acuerdo si no se sabe cuáles van a ser las reglas de juego?

Esperamos que en los acuerdos quede determinado claramente cuáles son las reglas del juego, para que la paz sea duradera y aplicable.

¿Y para cuándo queda la tramitación de las normas?

Una vez lograda la firma del acuerdo, si se llegara a dar, habrá que entrar a hacer modificaciones sustanciales en algunos temas que estén incluidos en esos acuerdos y que tendrán un tiempo. Esto no quiere decir que no va a haber paz si no se saca la ley de un día para otro para reglamentar cualquiera de esos puntos. Hay unos límites y principios que tienen que acordarse y que en su momento se acordarán e implicarán un tiempo determinado para que la paz sea posible y duradera.

Es decir, ¿en el Gobierno tienen contemplado que la refrendación del acuerdo con las Farc se va a dar antes de que se apruebe la ley estatutaria?

No necesariamente. Lo que digo es que uno de los puntos fundamentales del acuerdo es la refrendación por parte del pueblo colombiano y que otro, que puede hacerse más rápido, es el trámite de una ley estatutaria que se demore un año. Habrá unas leyes y unos actos legislativos que implican un período más largo que la misma refrendación.

Es decir, ¿en el Gobierno no han decidido el momento en el que se hará la refrendación?

No, no se ha decidido. Primero hay que seguir haciendo un gran esfuerzo para que tengamos la paciencia necesaria para que las discusiones que se llevan a cabo en Cuba logren buen término y ojalá lo más pronto posible; ese es el primer afán. Que las Farc entiendan que esta es su oportunidad, que el pueblo está cansado de tantos atentados, de acciones terroristas, y que suscriban un acuerdo de paz lo más pronto posible. De ahí en adelante viene la aplicación de ese acuerdo, que sin lugar a dudas no llevará solamente meses sino años.

Entonces, si le entiendo bien, la reglamentación de la justicia que se les aplicará a los integrantes de las Farc está sujeta a lo que se decida en la mesa de negociaciones en Cuba y por eso no hay siquiera un borrador de esa ley...

Así es, porque tener un borrador de algo que ni siquiera se ha acordado sería absurdo.

¿Entonces por qué se tramitó el Marco Jurídico sin acuerdo y su reglamentación no?

Porque tenemos muy buenas normas para la guerra, pero ninguna para la paz, por eso el Marco Jurídico para la Paz. En ese marco quedó aprobado que en caso de requerirse no una, sino varias leyes para la reglamentación de los acuerdos a los que se llegará en virtud de un proceso de paz, se podrán tramitar.

Ya que va usted para el ministerio de Agricultura, la Contraloría dio a conocer un informe sobre baldíos en donde salen familiares suyos involucrados. ¿Tendrá usted el impedimento de generar políticas sobre baldíos por cuenta de esto?

Ese fue un debate que se hizo en el Congreso de la República hace un año y once meses. Recién elegido el ministro Lizarralde, nos hicieron un debate a los dos por parte del Polo Democrático, en cabeza de Wilson Arias y Jorge Enrique Robledo. Ahora vuelven a sacar el mismo debate que ya hicieron en atención a mi designación como ministro de Agricultura.

¿Cuál va a ser la política sobre baldíos, porque desde el debate de hace un año y once meses nada ha pasado?

Hay que presentar el proyecto de ley lo más pronto posible para salir de esa incertidumbre jurídica que tiene la gente respecto a ese tema que es fundamental para el desarrollo de la altillanura, pero esperemos que me posesione.

¿Ese proyecto ya está redactado o tiene que llegar a estructurarlo?

Ya está redactado, le estamos haciendo unos ajustes. Lo que uno preferiría es un proyecto, en este caso, de pocos artículos y que dé claridad sobre cómo se va a resolver la propiedad de baldíos en Colombia. Es primordial que todo el mundo lo entienda, que nadie pueda poner en duda la claridad del proyecto, para que el Congreso lo pueda tramitar y mejorar en el transcurso de los debates. Lo que no se puede permitir, aunque va a pasar, es que nos apliquen un nuevo debate en el tema de los baldíos al ministro Lizarralde y a mí cuando ese debate ya se hizo hace rato, pero si lo quieren hacer estoy dispuesto a recibirlo porque no tengo nada que ver con ese tema.