Arrecian los ataques del Eln

El paro armado adelantado por la guerrilla deja ya un policía muerto y otro herido en hechos registrados en Norte de Santander.

A la medianoche del domingo 14 de febrero comenzó a correr el reloj de las 72 horas de paro armado que el Eln anunció a través de su cuenta de Twitter el pasado viernes. En el comunicado, el grupo alzado en armas aseguró que la medida es en conmemoración por los 50 años de la muerte en combate del sacerdote y militante de esa guerrilla Camilo Torres Restrepo. Horas después de que a través del usuario @ELN_Colombia se compartiera esta información, la red social Twitter decidió cerrar esta cuenta, al considerar que a través de la misma se hacía una “promoción del terrorismo”.

La Defensoría rechazó de inmediato el comunicado y advirtió que son por lo menos diez los departamentos que podrían verse afectados por la medida del grupo guerrillero. Al cierre de esta edición, ya habían ocurrido por lo menos once ataques que estarían relacionados con el paro armado. El último de ellos pasada la una de la tarde del domingo, que dejó a un policía muerto, el patrullero Jeffry Darío González, en Ocaña (Norte de Santander). Además, resultaron heridos otro uniformado y dos civiles.

Las más recientes acciones armadas ejecutadas por el Eln comenzaron el pasado 3 de febrero, cuando el grupo guerrillero secuestró al cabo Jair de Jesús Villar Ortiz, quien se movilizaba por zona rural del municipio de Segovia, al nordeste de Antioquia. Cinco días después, el presidente Juan Manuel Santos le ordenó al Ejército una ofensiva militar contra esa guerrilla y condicionó el inicio de un proceso de diálogo a la liberación del cabo Villar y el abogado José Ramón Cabrales. Después de esos hechos, los ataques a infraestructura, a edificios y a miembros de las Fuerzas Armadas han sido constantes.

El sábado comenzó con el ataque a la infraestructura eléctrica en Campamento (Antioquia), a las 4:50 de la madrugada. A las 5:30 de la mañana del sábado, en la vereda Los Alpes, del municipio de Recetor (Casanare), se registraron enfrentamientos entre la Policía y el frente José Solano Sepúlveda, del Eln. Dos horas más tarde un vehículo ardía en el mismo municipio, acción que las autoridades le atribuyeron al frente Adonay Ardila de esa misma guerrilla. Entre las ocho y las diez de la mañana, en Bolívar y Cesar, el Eln repartió propaganda política de la campaña “Camilo 50 años”. Mientras tanto, en la capital de Arauca, se registró el robo de un camión que transportaba cilindros.

El día cerró con el lanzamiento de dos granadas contra una garita de la Policía en Saravena (Arauca) y la voladura de una torre eléctrica en la vereda Las Piñas, ubicada en Aguachica (Cesar). El ataque afectó a los municipios de Aguachica, Gamarra y Morales, que amanecieron el domingo sin luz.

Veinte minutos después de que iniciara oficialmente el paro, las autoridades informaron que en el sur de Bogotá explotó una granada de fragmentación, que no dejó heridos. En Arauquita (Arauca) las paredes amanecieron llenas de grafitis y banderas del Eln colgadas en varios lugares públicos. Las banderas, explicó la teniente Katerín Cano, se removerán hasta que se compruebe que no están rodeadas de minas. En la tarde del domingo, las autoridades confirmaron atentados en Norte de Santander y en la vía Quibdó-Medellín, donde fue quemado un bus de Rápido Ochoa.