Flores y votos para Arias

Grupo de floricultores que recibieron préstamos oficiales de dudosa recuperación por $224 mil millones aparecen como aportantes a campaña presidencial del ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, quien descarta favores.

En 2008, el gobierno Uribe, por conducto de organismos adscritos al Ministerio de Agricultura, extendió una línea especial de crédito para aliviar la crisis de varios exportadores del sector afectados por la revaluación. La mayoría de los beneficiarios fueron empresarios de la floricultura que recibieron préstamos por $224 mil millones. Dos años después, al menos 10 de estos productores fueron reportados como  financistas de primer orden de la candidatura presidencial del ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias.

Como lo informó El Espectador en su edición del pasado domingo 10 de octubre, la línea especial de crédito fue reglamentada por el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro) con las exigencias de la Superintendencia Financiera. No obstante, a través del Banco Agrario, el tema se transformó en un desembolso de dineros sin mayores controles, al punto de que hoy la entidad pasa dificultades para recobrar los capitales prestados y $25.375 millones difícilmente podrán recuperarse.

En respuesta a la publicación, la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores) expidió un comunicado para manifestar que los créditos tramitados en el Banco Agrario fueron presentados directamente por cada una de las empresas y que si de las investigaciones que ya adelanta la Superintendencia de Sociedades se derivan sanciones, el gremio respalda a las autoridades. Agregó además que una es la situación de mora de algunas empresas y otra el uso indebido de los préstamos. El último escenario lo rechaza y condena.

Hasta ahí todo apuntaba a las dificultades por las que atraviesa el gremio floricultor ante las oscilaciones del dólar, y presuntas indelicadezas de algunos prestamistas para pescar en el río revuelto de los préstamos de salvamento. Pero lo novedoso del asunto es que revisando la planilla de recaudos de la campaña del ex ministro Andrés Felipe Arias en la consulta popular del Partido Conservador Colombiano, aparece un selecto grupo de los floricultores que fueron beneficiarios desde 2008 y se volvieron aportantes en 2010.

La planilla interna de recaudos deja claro que de los 117 aportes o donaciones que llegaron a la campaña del ex ministro Arias, en 43 casos, es decir, más del 40%, el gestor fue la Asociación Colombiana de Exportadores de Flores (Asocolflores), y en cada caso fue respaldada a título individual por personas naturales pertenecientes al gremio. Fueron aportes entre uno y cinco millones de pesos y lo hicieron en Bogotá, Medellín, Funza, Pasto, Ibagué y Cali, entre otras ciudades. En uno de los casos, el aporte se hizo desde Detroit, en Estados Unidos.

El último caso corresponde a un aporte de Nicolás Benjamín Nannetti Lasser, integrante de la familia Nannetti que hoy es líder en el mercado floricultor y que hace algunos meses concretó la compra de la división de flores de la multinacional Dole. Donó apenas $5 millones, una suma significativamente menor frente a los millonarios préstamos que a través del Banco Agrario recibieron 14 de sus empresas asociadas. Tan sólo su empresa Floramérica Ltda. recibió un crédito de $12.558 millones y Splendor Flowers Ltda. obtuvo $11.373 millones como crédito especial.

Otro de los aportantes significativos, respaldados por Asocolflores, fue Arturo Harker Borda, quien donó apenas un millón de pesos, aunque tres de sus empresas recibieron significativos préstamos del Banco Agrario. Tinzuque S.A. obtuvo $4.988 millones, Flores Tikiya $1.552 millones y Flores Chusacá $1.020 millones. Lo paradójico es que en los tres casos, estos préstamos están reportados en el Fondo Agropecuario de Garantías, que representa una especie de tabla de salvación estatal para respaldar los créditos de quienes no pueden cumplir.

A pesar de la declaración oficial del gremio floricultor expedida a mediados de esta semana, El Espectador consultó vía telefónica al presidente de Asocolflores, Augusto Solano, sobre la novedad encontrada en la planilla de recaudos de la campaña de Andrés Felipe Arias y la coincidencia con algunos de los prestamistas del Banco Agrario. Desde Estados Unidos, el dirigente gremial manifestó que no tenía ninguna información al respecto, y que debía atender asuntos de inmigración en un aeropuerto. Acto seguido colgó el teléfono.

A su vez, el actual presidente del Banco Agrario, Francisco Estupiñán, quien apenas asumió el cargo a mediados de agosto, entrevistado sobre la presencia de muchos beneficiarios de la línea especial de crédito en una misma campaña política precisó: “Me atrevo a pensar que no existe relación de causalidad entre los aportes a la campaña por parte de algunos usuarios de créditos del Banco Agrario con quien presidía la junta de la entidad en la época de los préstamos. En realidad no tengo mayor conocimiento de esta situación”.

En cuanto al ex ministro de Agricultura y ex pre candidato presidencial por el Partido Conservador, Andrés Felipe Arias, vía telefónica insistió en que sus tareas fundamentales en la campaña fueron políticas a través de sus visitas en las regiones, y que la parte económica y administrativa estuvo a cargo de profesionales que lo acompañaron. De todos modos, recalcó Arias, no le ve reparo alguno a que empresarios que estuvieron en el sector que él presidió hubieran querido colaborar con aportes. Arias respondió por escrito otras preguntas (ver recuadro anexo).

El tema ha sido motivo de polémica esta semana y entre las revelaciones que han trascendido se supo que, en tiempos de la campaña electoral para la consulta conservadora de marzo de 2010, en Antioquia circuló un particular instructivo entre los floricultores. Se trató de una tácita recomendación para que los empresarios del gremio, en caso de realizar donaciones o aportes voluntarios a alguna de las campañas políticas, lo hicieran a la que en ese momento representaba el ex ministro de Agricultura Andrés Felipe Arias.

Si a las coincidencias de floricultores beneficiarios de créditos del Banco Agrario como donantes de la campaña de Arias, se suman otros que recibieron ayudas del polémico programa Agro Ingreso Seguro y también aportaron a las arcas de la empresa electoral, salta a la vista que el ex ministro de Agricultura pudo recaudar suficiente dinero para hacer política entre quienes se favorecieron económicamente de su gestión oficial. Cabe recordar que esta semana Arias fue cobijado por un pliego de cargos por la Procuraduría por el mismo caso de Agro Ingreso Seguro.

“Lo hicieron de manera voluntaria”: ex ministro

¿Cómo se financió la campaña?

Con aportes de personas naturales, créditos del sector financiero, créditos de particulares y créditos del Partido Conservador. Todos los créditos (con intereses) se repagan con la reposición de los votos. Todo dentro de las normas y con protocolos muy rigurosos para evitar dineros indebidos en la campaña.

¿Por qué aportaron los floricultores?

El equipo encargado de recolectar recursos buscó aportes y financiación en diferentes sectores de la economía: financiero, constructor, comunicaciones, agropecuario, industrial, etc. Obviamente aportaron quienes creyeron en el proyecto político.

¿Cómo llegaron a la campaña?

De manera voluntaria y porque creían en el proyecto político. Tal como el resto de aportantes. Y cumpliendo todos los requisitos de ley. De la misma forma en que pudieron llegar a aportar a otras campañas. Todo esto ya está en el Consejo Nacional Electoral.

Un domicilio igual y el crédito concentrado

En la misma oficina de la calle 93, al norte de Bogotá, funcionan las compañías que recibieron los créditos más grandes. La revisión de los registros mercantiles y las direcciones donde operan dan cuenta que lo que se conoce en el sector floricultor como el grupo Nanneti, antes Floramérica y actualmente Americaflor, tienen una misma sede. Se trata de un grupo de 14 empresas a las que el Banco Agrario les prestó cerca de $75 mil millones. Al revisar quiénes son sus accionistas aparece una telaraña de compañías que entre sí figuran como socias. Fueron constituidas fuera del país: Bogor Capital Limited, Brook Investments Limited, Flowers International, Nan Group Ventures LLC, Altalanos Technology INC, Galana International, entre otras. Expertos intuyen que parte del dinero desembolsado puede estar fuera del país. Y aunque existe la garantía FAG y algunos predios, varias de las obligaciones están respaldadas con los cultivos o con facturas que pueden resultar de difícil cobro a la hora de ajustar cuentas.

230029

2010-10-16T14:00:00-05:00

article

2013-11-06T11:24:12-05:00

ee-admin

none

Norbey Quevedo

Investigación

Flores y votos para Arias

26

8964

8990

 

contenido-exclusivo

El rastro de los Rastrojos en Venezuela