Abatido asesino del periodista Orlando Sierra

Fernando Soto, asesino del antiguo subdirector del periódico La Patria,  murió en enfrentamientos con la Policía de Cali, después de haber matado él mismo a un comerciante local.

Fernando Soto Zapata había aceptado los cargos por la muerte de Orlando Sierra, ocurrida el 30 de enero del 2002, cerca de la sala de redacción del periódico, pero siempre sostuvo la versión de que había sido un error (lo confundió con el asesino de un familiar) y no algo premeditado. Estuvo en la cárcel durante 5 años (con una condena de 30) y salió bajo libertad condicional por haber cumplido con los requisitos para obtenerla.

Hace diez meses estaba en las calles, como lo indica la versión del periódico La Patria en su edición del 4 de julio: "en un corto diálogo con La Patria publicado el 8 de octubre del año pasado, dijo que estaba arrepentido por su error y que quería vivir tranquilo. Negó conocer a 'Tilín' y 'Pereque', condenados como los coautores del asesinato de Sierra Hernández. Insistió que no era un delincuente, pidió perdón y dijo que quería vivir tranquilo. “Todos cometemos errores”. A pesar de esto, decía que tenía miedo de que le pasara algo. “Quiero estar en paz con todos, le he pedido perdón a Dios".

La nueva víctima de Soto fue Rubén Darío Andrade, de 39 años, comerciante de verduras en Cali. Soto lo asesinó a las nueve de la noche del miércoles y trató de huir, pero fue alcanzado por una patrulla de la Policía que pasaba por el sector. Se enfrentó con ellos, hirió a John Aristizábal Isaza, uno de los patrulleros, y luego fue víctima de las balas oficiales. Soto pasaría un día completo sin identificar, hasta que sus familiares llegaron desde el departamento del Tolima a reclamar el cadáver. Los autores intelectuales del asesinato no han sido identificados todavía.