Cali estrena vertedero de Basuras

La polémica de la basura en Cali tuvo un final parcial el miércoles, con el cierre definitivo del basurero de Navarro y la apertura de Yotoco. Para las autoridades locales queda pendiente el tema de los recicladores que se quedaron sin un lugar de trabajo y no pueden viajar 40 kilómetros diariamente.

La ceremonia de cierre del basurero la llevó a cabo el director de la CVC, William Garzón; a través de un a cinta, decretó que ninguna persona o basura podrán entrar al basurero a partir de la fecha, lo que garantiza igualmente que los residuos de la ciudad viajen hora y media hasta el nuevo basurero en Yotoco.

Las obras de sellado del basurero de Navarro iniciarán desde el jueves, con un contrato de 4 mil 200 millones de pesos para arborizar la zona, cubrir de arcilla y tierra las montañas de suciedad.

"El proyecto de cierre de Navarro tiene un costo de 22 mil millones de pesos, los cuales han sido distribuidos de manera apropiada en diferentes etapas con el fin de llevar a cabo el cierre, el tratamiento de lixiviados corrientes y la vegetalización de la zona", explicó Susana Correa, gerente de Emsirva.

En una carta abierta a la comunidad, el alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, aseguró a los recicladores que conseguían el sustento en Navarro que "les ratifico el compromiso adquirido por el Gobierno Municipal para impulsar programas alternativos en el campo laboral, de atención en salud, de inclusión al sistema educativo, de inclusión en los programas de vivienda social, de acompañamiento a las madres cabeza de hogar".

En una reunión celebrada el miércoles en la noche, una comisión de los recicladores junto a representantes de la alcaldía y la defensoría del pueblo, se firmó un acta de compromiso en el que el gobierno municipal se compromete a entregar 250 mercados semanales durante todo el mes de julio como apoyo a las familias que ahora no tienen trabajo.

Temas relacionados