Firman acuerdo de guardia ambiental para la Sierra Nevada

<p>La cuenca del río Guatapurí tiene ahora dos grandes escoltas a su orden, la comunidad de los indígenas Kankuamo y la Corporación Autónoma Regional del Cesar.</p>

Los Kankuamos son uno de los tres grupos indígenas que participan en los proyectos agroforestales para proteger zonas importantes de su comunidad, junto a ellos están también los Koguis y los Arhuacos. Los proyectos buscan que las comunidades protejan zonas de importancia religiosa o ambiental, al tiempo que puedan contar con un espacio para el cultivo de alimentos que ellos mismos escojan, en muchos casos cítricos y granos.

"Desde que empecé en la dirección de Corpocesar en 2004, me ha interesado mucho realizar proyectos conjuntos con los indígenas. La iniciativa de este proyecto es nuestra, pero siempre estamos consultando con la comunidad, recibiendo sus ideas, sus proyectos", expresó Virgilio Calderón Peña, director de la entidad.

En el caso particular de la cuenca del río Guatapurí, fueron destinadas el jueves, con la firma del convenio, 100 hectáreas para regeneración natural que contendrán árboles de cedro, chachafruto, guanábano, entre otros árboles protectores.

La siembra y el cultivo de los espacios de regeneración estarán a cargo de las comunidades indígenas, pero siempre con la supervisión de los ingenieros de la Corporación.

El convenio tiene un costo de 35 millones de pesos y espera que “a través de estos proyectos logramos no sólo garantizar la seguridad alimentaria de los indígenas, sino disminuir la presión sobre ecosistemas estratégicos como los de la cuenca del río Guatapurí, permitiendo así su protección", indicó Calderón.