Se inicia investigación de la rabia en Santander

Tras la muerte de un joven de quince años presuntamente a causa de la mordedura de un murciélago, las autoridades nacionales y regionales empezarán una investigación en Santander.

Las autoridades pertinentes recordaron también que este tipo de mordeduras se puede dar cuando el ser humano entra en contacto con animales silvestres que pueden estar contagiados, por lo que no se recomienda que se invada su espacio ni se manipulen los animales sin debidas medidas de seguridad.

Diego Palacio Betancourt, Ministro de Protección Social, delegó desde el viernes una comisión del Instituto Nacional de Salud para iniciar una investigación en la zona, que asesore a las autoridades de salud locales en las acciones de control y para adicionalmente determinar la causa de la muerte del menor. La comisión esta conformada por un médico epidemiólogo y un médico veterinario salubrista. Apoyándolos estará también la Secretaria de Salud Departamental y municipal y el ICA.

Las autoridades iniciarán una campaña de vacunación en cada casa para prevenir la enfermedad en animales domésticos y como control para evitar que las familias no tengan animales silvestres en las viviendas.

El menor Brayan Salcedo Restrepo murió el sábado en la noche, cuatro meses después de haber sido mordido por un murciélago y quince días después de haber empezado a sufrir fiebres y dolor en un brazo. Los médicos le atribuyeron amigdalitis. La mordedura ocurrió en el municipio de Floridablanca, departamento de Santander. El menor le confesó a sus familiares que él y sus amigos habían estado molestando a un grupo de murciélagos, “a mí me mordió un murciélago acá”, indicó mostrando su dedo índice de la mano izquierda.


Recomendaciones

La secretaría de Salud de Santander recomendó que en caso de ser mordido por un animal, las personas laven la herida con agua abundante y detergente, además que acudan de inmediato a atención médica.

Héctor Hurtado, coordinador de epidemiología del Instituto Colombiano Agropecuario, ICA, le recordó a la comunidad que “en Santander existe este tipo de murciélagos llamados hematófagos, que son portadores de rabia, pero lo más importante es que no se acerque a ellos ni los molesten”.