Seis años de cautiverio del único diputado sobreviviente

Hace seis años, once diputados del Valle del Cauca fueron sacados de la Asamblea Departamental por supuestos militares, con el argumento de tener que evacuar de inmediato por haber encontrado una bomba en el recinto. Minutos después se les informó que la razón de la evacuación era un secuestro.

El 18 de Junio de 2007, mueren en cautiverio 11 de los doce diputados secuestrados, pero sólo hasta principio de septiembre, los cuerpos son entregados a una comisión de la Cruz Roja internacional. Los estudios de la fiscalía afirman que fueron en estado de indefención y no por fuego cruzado, como declararon las Farc.


La esposa del único sobreviviente, Patricia Nieto, habla de Sigifredo López, de su familia y de ella misma.

“Procuro no tener odios. Cuando nuestros corazones perdonan a los que nos han hecho daño, se crece espiritualmente y eso se irradia”, al tiempo que es consciente de ser la responsable por sus hijos, por lo que en lugar de inculcarles rencor, les pide que tengan esperanza en la libertad de su papá. Las pruebas de supervivencia no llegan desde hace un año, y Piedad Córdoba, en un evento especial por la liberación de los diputados y en especial de Sigifredo hoy, hará una petición especial a las Farc para que aquellas se hagan visibles.

Ahora se siente sola porque las otras familias de los diputados ya no están con ella buscando todos una liberación, “respeto su dolor, ya es otro espacio”, pero el apoyo del gobierno y diferentes instituciones que antes lo hacían, ha disminuido.


A su parecer, las Farc no han prestado atención al clamor nacional e internacional por la liberación de los secuestrados, porque lo que desean es hacer una negociación directa con el gobierno de Colombia. De las liberaciones de otros secuestrados y la oferta del presidente Uribe de canje humanitario, considera que son “esfuerzos de parte y parte, que lo que quieren es mostrar que el otro sí está haciendo algo”.


Hoy a las diez de la mañana, se llevará a cabo un evento en Cali por la libertad de Sigifredo López y en conmemoración de los otros diputados muertos en cautiverio.