Unas 500.000 familias viven en zonas de riesgo

Unas 500.000 familias viven en zonas de riesgo natural pero hay manejo, aprendizaje y experiencia en la asistencia de los organismos de socorro, pese al aumento de los desastres y a la población desplazada, señaló este jueves en Bogotá el director de Emergencias de la Cruz Roja Colombiana, Walter Cote.

"Colombia está bien preparado para (atender) desastres y aunque tiene un sistema de atención de desplazados, el volumen de las afectaciones es tan grande (...) que tratamos de cubrir todas las necesidades", añadió Cote.

El jefe de emergencias de la entidad humanitaria explicó que hasta noviembre había un censo de 1.350.000 colombianos afectados "por el cambio climático este año, y al finalizar 2007 va a haber un conteo muy cercano a los 1,5 millones de personas y eso es muy grave para el país".

Dijo que por inundaciones y otros desastres naturales "unas 500.000 personas están afectadas y en alto riesgo", y por el conflicto armado, calculó que la cifra "podría ser de unas 100.000 familias de manera directa".

Añadió que muchas de estas personas "están discriminadas, afectadas", de ellas, miles de desplazados.

También están, advirtió, "los que uno no ve" y que "si bien no están desplazados, sí se encuentran afectados en sus regiones, aislados, bloqueados, pero no solo por el conflicto sino por la pobreza, el aislamiento y la discriminación".

Cote llamó la atención por la discriminación a sectores de población como la infantil, la de mujeres, la de ancianos y de discapacitados, pero también de personas afrocolombianas, indígenas y sobre pobladores de zonas alejadas.

Destacó que la Cruz Roja Colombiana y otras entidades de asistencia del Estado trabajan en proyectos para pacientes que requieren atención psicosocial y de salud mental no solo por el conflicto armado sino también por desastres naturales.

También señaló que hay programas de atención de salud mental con víctimas del sida y otros para "víctimas de la exclusión social, indigentes", y para apoyar, la que llamó la "reconexión a una vida plena y que estén cubiertos sus derechos ciudadanos".

Ante ello formuló un llamado para que "seamos conscientes, solidarios, y podamos llegar a esas personas y hacerlas partícipes de las decisiones sistemáticas, comunitarias, privadas y públicas del país".

Cote puntualizó que se busca "que cada ciudadano deje de ser víctima y que cada víctima vuelva a ser un ciudadano, con todos los derechos y todas las posibilidades", e invitó a "vacunarnos contra todo tipo de discriminación".

Temas relacionados