Violencia continúa en Tarazá

Los disturbios en Tarazá continúan, esta vez ocho campesinos fueron detenidos, dos de ellos portaban armas de fuego y los demás poseían caucheras y navajas.

En La Avenida, un tramo de carretera que conecta la troncal de la Costa con el Coliseo Municipal, el miércoles en la tarde los campesinos taponaron la vía con llantas, troncos, ladrillos y basura, pero en menos de media hora el flujo vehicular fue restablecido.

Por otro lado, cerca del parque central del municipio, se ubicaron los campesinos que no están de acuerdo con la violencia para negociar. Ahora temen que se tomen represalias en su contra porque no quieren cerrar la troncal. Una de ellas es Arnuei Chica es presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Las Acacias, quien representa a 250 familias. Asegura que un gran porcentaje de su población no tiene trabajo por la erradicación de los cultivos de coca.

"La violencia se genera cuando hay desempleo y hay hambre. Uno con hambre no puede tener la misma tranquilidad que estando lleno, dígame usted, uno con familia y sin comida, de dónde se pega", aseguró el líder del corregimiento "El Dos", Abelardo Vera. Para él los acuerdos pactados entre la Alcaldía de Tarazá, el Dapard, Departamento Administrativo del Sistema de Prevención, Atención y Recuperación de Desastres, y Acción Social el 28 de febrero pasado no sirven porque son a largo plazo y su comunidad tiene necesidades inmediatas.


Los campesinos presentaron este pliego de peticiones a las autoridades.

1. Subsidio de 400.000 pesos mensuales para cada familia, mientras los proyectos productivos generen ingresos, a partir de lo cual se comprometen a empezar a pagar.

2. Entrega de semillas, abonos y asesorías técnicas para los cultivos.

3. Proyectos productivos como cacao, yuca, caucho y otros.

4. Parcelas para aquellos que no tienen tierra.

5. Vías de penetración para las veredas (carreteables).

Cortesía, El País.