Invierno deja 26 personas muertas

Balance de la temporada de lluvias, que no cesará en Semana Santa.

Hay además 52.000 damnificados, 11 heridos, 34 desaparecidos y 256 viviendas destruidas. Las lluvias, que podrían intensificarse en Semana Santa, han provocado inundaciones y deslizamientos de tierra en 23 de los 32 departamentos del país.

Una de las situaciones más críticas se registra en Bogotá, donde cerca de 5.000 personas resultaron damnificadas este jueves luego de que la ciudad soportó una aguacero de más de 12 horas, el más fuerte de los últimos 50 años.

Los afectados, en su mayoría habitantes de las localidades de Fontibón y Tunjuelito, en el sur y occidente de la ciudad, respectivamente, amanecieron este viernes entre charcos y barro. Algunos, incluso, tuvieron que pasar la noche en la calle porque el agua los dejó sin enseres.

En el sur del departamento de Cesar, entre tanto, 137 familias resultaron damnificadas por un diluvio que duró ocho horas. Ríos, caños y quebradas se desbordaron sobre calles y viviendas de las poblaciones de San Alberto y San Martín.

En Cúcuta, la capital de Norte de Santander, también se presenta una difícil situación por cuenta de un deslizamiento de tierra que dejó en la calle a 50 familias. Los damnificados tuvieron que pasar la noche en coliseos pues sus casas quedaron en ruinas.

Otro alud, esta vez en el occidente de Medellín, la capital de Antioquia, acabó en las últimas horas con una vivienda. Milagrosamente, tres personas que estaban en el lugar salvaron sus vidas.

Producto también del invierno, los 250.000 habitantes de Palmira, en el Valle del Cauca, se encuentran sin agua. Las lluvias enturbiaron las aguas del río Nima, que surte el acueducto de este municipio.

Finalmente, en la vía que comunica a Tunja con Paipa, en el departamento de Boyacá, una buseta se accidentó este jueves, según las autoridades, como consecuencia de las lluvias que azotan la región. En el hecho resultaron heridas ocho personas.

Temas relacionados