Bogotá, una gran zona crítica

Hombre de 18 a 25 años. Con una baja formación académica. Proveniente de familia disfuncional. En su mayoría, víctima del desplazamiento forzado.

Con un historial de alto índice de violencia intrafamiliar. De padres o parientes delincuentes. Su especialidad, el hurto de vehículos, seguido del robo a residencias, para continuar con la piratería terrestre. Como ‘desvare’ se dedica a la agresión física mientras ‘raponea’ lo que le sale al paso. Éste, es el perfil del delincuente capitalino que ha invadido 31 zonas, consideradas ahora, como críticas por el nivel de inseguridad.

Según Rubén Darío Ramírez, director del Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc), que desde el 2007 y junto con la Universidad Nacional, han analizado la ciudad para determinar cuáles son las zonas más inseguras, y cuáles son los delitos que más se evidencian, “Una zona crítica no es el sitio donde sucede algún evento de delito, conflicto o criminalidad, sino que tiene una connotaciones de carácter urbanístico, movilidad, alumbrado público y vía pública. Hay en la ciudad zonas en donde suceden eventos criminales pero que no son zonas críticas porque su intervención puede ser única y exclusivamente de tipo policivo”. De acuerdo con ese estudio, las localidades en las que convergen los crímenes más comunes son 12 de las 20, entre las que se encuentran: Usaquén, Ciudad Bolívar y Engativá con mayor número de barrios inseguros.

Hasta el momento la administración distrital ha intervenido 10 zonas como el Voto Nacional, Rincón de Suba, Santa Cecilia, Los Mártires y Corabastos. Con mejoramiento de alumbrado público, recolección de basuras, entre otras estrategias.

Zona Crítica:

Aquellas zonas cuyas condiciones urbanísticas, históricas y socio-territoriales, lo han convertido en un espacio propenso a la delincuencia. Dentro del Plan de Desarrollo “Bogotá Positiva: Para Vivir Mejor”, se creó el proyecto de Prevención de los conflictos urbanos, las violencias y el delito (zonas críticas), con el fin de establecer lineamientos de política pública que permitan intervenciones social, comunitario, policial y judicial, para mejorar la calidad de vida de los bogotanos.

Temas relacionados