Una gran tubería marina limpiará la bahía de Cartagena de Indias

El ministro de Medio Ambiente explicó que la descontaminación de la bahía va a ser finalmente una realidad.

El denominado Emisario Submarino, una tubería de más de cuatro kilómetros de largo, desembarcó este jueves en Cartagena de Indias para acabar con la contaminación de la bahía de esta ciudad del caribe colombiano.

El ministro de Medio Ambiente, Carlos Costa, explicó a Efe que la descontaminación de la bahía de Cartagena y de la ciénaga de la Virgen "van a ser finalmente una realidad y esto va a transformar estos ecosistemas y mejorar las características de balneario de la ciudad".

Cartagena es una ciudad colonial de pequeñas callejuelas y pintorescos balcones a la que cada año llegan miles de turistas atraídos por sus históricas fortificaciones y su condición de puerto caribeño.

Pero, como balneario, adolece de playas limpias ya que en su bahía y sus ciénagas se vierten a diario 120.000 metros cúbicos de aguas residuales domésticas generada en esta urbe de 1,2 millones de habitantes.

La ciudad y los turistas que llegan a Cartagena van a "empezar a ver un cambio en el agua y en los ecosistemas de la zona, la ciénaga y los caños", remarcó Costa.

El Emisario Submarino es la fase final del Plan Maestro de Saneamiento Ambiental con el que se depositarán mar adentro esas aguas residuales vertidas en un 65 por ciento en la ciénaga de la Virgen y en un 35 por ciento en la bahía.

El gerente general de Aguas de Cartagena, Gustavo Robledo, dijo a Efe que dadas las condiciones de vientos, mareas, corrientes y profundidad en el punto donde se ubicará el Emisario Submarino harán que el mar funcione "como un gran depurador de las aguas residuales sin causar ningún daño al medio ambiente".

Se trata de un gran tubo de polietileno de alta densidad que tiene una longitud de 4,32 kilómetros por casi dos metros de diámetro.

El Emisario Submarino, tras conectarse con el sistema de alcantarillado de la ciudad, verterá las aguas residuales domésticas a 2.880 metros de la costa y a una profundidad de 20 metros.

Con la disposición de las aguas residuales mar adentro también se busca proteger el frágil ecosistema de coral del cercano Parque Nacional Islas del Rosario, una visita obligada para los turistas que llegan a Cartagena y para los aficionados al buceo deportivo.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias