Paeces: 13 años en paz

Para continuar con la paz, los indígenas arrancaron hasta la última mata de coca, amapola y marihuana que quedaba en el resguardo.

Fueron más de tres décadas de muertes, guerra y dolor, que terminaron hace 13 años, cuando el reguardo Paez de Gaitania, (sur del Tolima) firmaron el único pacto de paz que se ha firmado en Colombia con las Farc, y que a la fecha han cumplido las partes.

Desde entonces, (26 de julio de 1.996) los nativos de esa zona del departamento no registran ni un solo muerto por causa de enfrentamientos con grupos ilegales. Son 7 veredas: Palmera, Palomas, Agua Blanca, Altamira, San Pedro, donde los indígenas han muerto de viejos o por causa de enfermedades.

Dentro de los actos de conmemoración, los Paeces realizaron tres jornadas de erradicación manual de coca, marihuana y amapola.

El exterminio de las matas había comenzado un año y medio atrás, sin embargo, algunos indígenas continuaban no solamente con los cultivos ilícitos, sino produciendo base de coca. Hasta esta semana, dentro del resguardo había un laboratorio, donde llevaban a cabo el proceso.

Trimestralmente lograban sacar hasta diez kilos, dice el organizador del laboratorio, de quien omitimos su nombre por seguridad.

"Hace 8 años empecé a cultivarla porque fue la única forma de levantar a mis 9 hijos. Con eso les he dado estudio. Uno de ellos está en la universidad, y compré un carro para trabajar", dice el nativo.

"La mayoría no estábamos de acuerdo con esto, sin embargo hoy hemos logrado persuadir a estas personas para que dejen de lado estas plantas malditas" dijo el gobernador del Cabildo, Virgilio López.

El afán del gobernador y la comunidad aumentó cuando se dieron cuenta de que varios jóvenes indígenas ya estaban fumando bazuco y traficando con el dentro de las mismas veredas.

Uno de los Paeces manifiesta que permitió la erradicación porque el cabildo lo iba a castigar si no lo hacía.
"Nos dicen que el Gobierno va a ayudarnos. Vamos a esperar dos años. Pero si no nos dan nada, volvemos a sembrar. Yo voy a dejar de recibir 3 millones de pesos trimestrales", asegura.

Indígena castigada por infiel

Los indígenas paeces castigaron en el cepo y con 30 latigazos a una indígena que fue infiel a su esposo. El acto lo llevaron a cabo dentro del marco de la celebración de los 13 años del pacto de paz, para ratificar que continúan practicando sus usos y costumbres.

La nativa Paéz, quien estuvo por 15 minutos colgando del cepo, manifestó que se había equivocado y que su propósito en adelante era corregir su mala acción.

El esposo de la mujer manifestó que él también es un ser humano que se ha equivocado varias veces y por esta razón decidió perdonarle a la mujer su traición.

Al final, después del duro castigo, los esposos se reconciliaron y prometieron ser fieles toda la vida.

Temas relacionados