Defensoría investiga presunta retención de comunidad en Bajo Baudó

Un grupo armado ilegal estaría impidiendo el regreso de ésta a su lugar de origen.

El Defensor del Pueblo, Vólmar Pérez Ortiz, solicitó la inmediata conformación de una comisión humanitaria de la cual hará parte la Defensoría, para que se dirija pronto a la zona del Bajo Baudó, con el fin de verificar la información según la cual un grupo armado ilegal estaría impidiendo el regreso de las comunidades del resguardo Purricha que salieron a votar el domingo 14 de marzo, al corregimiento de Villa María.

De acuerdo con la información recibida por la Defensoría del Pueblo, cerca de 300 miembros de la comunidad indígena salieron hacia el medio día del domingo para votar en Villa María, desde los puntos conocidos como Aguacate, Carrizal, Oficina, Pitalito, Villa Nueva, Berrinchao, La Vaca y Belén, dejando en el resguardo a 16 menores de cuatro familias y un docente.

Informaron que tras retirarse del resguardo, un grupo armado ilegal llegó al resguardo impidiendo a los menores salir de sus casas. Un adulto de una comunidad cercana, que llegó posteriormente al centro de votación en el corregimiento de Villa María, informó de los hechos –que están por confirmarse- y manifestó que el grupo armado conminaba a la comunidad a abandonar el resguardo.

Así mismo, se informa que desde el pasado domingo 14 de marzo los miembros de la comunidad embera se encuentran en la zona de Cumbarradó y Caña Larga, en el Bajo Baudó - Pizarro y requieren acompañamiento urgente para poder regresar. El Defensor del Pueblo solicitó de la fuerza pública verificar rápidamente los hechos y, de establecerse, adoptar las medidas inmediatas para que la comunidad pueda retornar en condiciones de seguridad.