Asegurando caminos

La estructuración y adjudicación de 30 concesiones viales de cuarta generación, valoradas en $47 billones, se convirtió en una oportunidad de negocio para cerca de 25 firmas aseguradoras que operan en el país.

El anuncio de la ejecución de los proyectos viales más ambiciosos de la historia del país por parte del Gobierno, que están valorados en cerca de $47 billones, ha tenido trabajando no solo a las grandes compañías de infraestructura, sino a la industria aseguradora. El diseño, adjudicación y construcción de 30 megaobras se convirtió en una oportunidad excepcional para cerca de 25 firmas que cada vez involucran un mayor volumen de capital extranjero.

Uno de los desafíos a la hora de ejecutar estos proyectos, según la Agencia Nacional de Infraestructura, es la creación de pólizas de seguros especiales para cubrir los riesgos. La entidad destaca que la cuarta generación de concesiones implica para el sector asegurador el nacimiento de un millonario negocio que generará primas por valores superiores a los $2,5 billones, en razón a los montos asegurables establecidos para los contratos .

Y aunque hasta el momento se han adjudicado seis proyectos (de un total de nueve que conforman el primer tramo de obras), detalla Fierro, las constructoras han dado un primer paso a la hora de asegurar las concesiones al presentar una garantía de seriedad de la propuesta ante las firmas de seguros que ofrecen pólizas de cumplimiento, las cuales permiten contratar con el Estado y protegen al Gobierno de los perjuicios que cause la falla de un contratista.

Para la ejecución de estas vías, las aseguradoras se han visto en la necesidad de robustecer su portafolio para atender la demanda de seguros de cumplimiento, responsabilidad civil extracontractual y daños materiales. “La inversión para las concesiones de cuarta generación es una de las más altas del mundo. Esta es una excelente oportunidad para expandir las operaciones de las aseguradoras y posicionarse ante los principales contratistas del país”, manifiesta Jaime Chaves, vicepresidente de P&C de la aseguradora ACE.

Entregar pólizas de cumplimiento, seguros de vida y para maquinaria, según Humberto Mora, vicepresidente comercial de Seguros del Estado, se convierte en un reto para los equipos técnicos de las compañías, ya que no solo deben analizar los requerimientos de una póliza común, sino la experiencia y los estados financieros de quienes solicitan ser asegurados. “Las obras de grandes valores asegurados son de alto impacto para cualquier aseguradora, porque usualmente se debe trasladar parte del riesgo al mercado reasegurador”.

La estructuración de los proyectos que interconectarán al país y modernizarán su infraestructura cada día alimenta el interés de las aseguradoras y reaseguradoras nacionales y extranjeras, que desde ya tienen claras las oportunidades de negocio.

Jorge Humberto Botero, presidente de Fasecolda (el gremio asegurador colombiano), cree que esta nueva etapa vial se convirtió en un gran desafío para la industria ya que tiene la misión de asegurar el patrimonio público y garantizar que lo pactado se cumpla.