Asesinan a coordinador de comité veredal en Tibú, Norte de Santander

Ascamcat, organización defensora del Catatumbo, confirmó el asesinato de Luis Tarazona Salamanca en la vereda Miramontes.

Foto de referencia. Archivo

Luis Tarazona Salamanca fue asesinado en la noche de este jueves, 8 de noviembre, en su casa en la vereda Miramontes, en Tibú. El hombre era minero artesanal y coordinador de un comité veredal de Ascamcat, organización defensora del territorio, derechos humanos y promotora de la paz con justicia social del Catatumbo. Además, La entidad confirmó el homicidio y reportó que la esposa de Tarazona se encuentra gravemente herida. (Lea: Alertan sobre amenazas a líderes sociales en el Catatumbo)

 

La ONU, a través de su cuenta de Twitter, condenó el homicidio de Luis Tarazona Salamanca. Y reportó que en lo que va corrido del año cuatro miembros de esa asociación han sido asesinados. Las organizaciones exigen medidas de protección para los líderes sociales y comunidades campesinas del Catatumbo. Además, piden respuesta del Gobierno ante la crisis humanitaria que enfrenta la región. 

Ascamcat, mediante un comunicado emitido el 24 de octubre, alertó sobre la situación de riesgo que viven más de diez líderes y defensores de derechos humanos en la región del Catatumbo, en Norte de Santander. Según expresaron, el trabajo que han venido haciendo en defensa de la implementación del Acuerdo de Paz ha causado que reciban constantes amenazas y hostigamientos.

Los factores que han puesto en riesgo sus vidas, según la organización, son la defensa del Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito, PNIS, que quedó plasmado en el Acuerdo de Paz y que distintos sectores de todo el país han pedido mantener; el trabajo en la defensa de los derechos humanos y del territorio que llevan a cabo desde esta asociación; y, por último, el reacomodamiento de los actores armados después de la dejación de armas de las Farc.

La región del Catatumbo se encuentra azotada por el enfrentamiento entre el Eln y el Epl que lleva más de siete meses. Desde entonces, la situación de orden público en esta subregión de Norte de Santander ha estado en el foco de la opinión pública por los constantes hechos violentos que se presentan en varios de sus municipios.