Así avanza el regreso a clases con modelo de alternancia

Noticias destacadas de Nacional

Colegios privados avanzan en la reapertura en ciudades como Cali y Medellín, mientras en Quibdó afirman que no tienen las condiciones de infraestructura.

Con más de diez millones de estudiantes de colegios públicos y privados que dejaron en marzo las aulas de clase por el COVID-19, comenzó a implementarse esta semana en varias regiones del país el modelo para la educación en casa y presencialidad en alternancia con los lineamientos emitidos desde el 13 de junio por el Ministerio de Educación.

La definición del momento adecuado para retornar a clases gradualmente bajo un esquema de alternancia quedó en manos de las autoridades territoriales de salud y educación, con el apoyo de docentes y la aprobación de las familias.

En la capital de Antioquia, por ejemplo, Medellín Me Cuida Educación ha recibido más de 180 solicitudes para implementar este modelo en colegios privados, centros infantiles e instituciones de Educación para el Trabajo y el Desarrollo Humano (ETDH), y ya se han aprobado 63. Alexandra Agudelo, secretaria de Educación de Medellín, explicó que están realizado encuestas a padres de familia y rectores en colegios privados, de cobertura y oficiales. Ya han participado 6.090 padres, de los cuales el 58 % percibe un alto grado de riesgo de contagio si se regresa a clases en este momento; la mayoría considera que deberían volver en 2021. En cuanto a las instituciones, de las 187 sedes educativas que ya respondieron la encuesta, el 54 % está interesada en retornar.

“La alternancia significa que, por ahora, no todos estarán en el mismo sitio a la misma hora”, dice Agudelo. Aún así, el 73 % de las instituciones consideran que no tienen la infraestructura para retornar por falta de sanitarios, implementos de bioseguridad, recursos tecnológicos y espacio. Frente a esto, la secretaria expresó que han trabajado con el Ministerio de Educación para recibir un presupuesto del Fondo de Mitigación de Emergencias (FOME), que se usaría para dotar a las 229 instituciones educativas oficiales que tienen 423 sedes en la ciudad.

También le puede interesar: Autorizan la rumba en Medellín, pero sin pistas de baile

Instituciones privadas como el Colegio San José de las Vegas ya están aplicando los protocolos. La directora Gloria Figueroa dice que la semana pasada arrancaron en la sede El Escobero, en El Retiro, Antioquia, y este 14 de septiembre en la sede Las Vegas, en Medellín. Tienen 2.139 estudiantes, el 52 % de los cuales está participando en el piloto del modelo de alternancia. La rotación es por grados y los estudiantes van una vez a la semana. “Es un momento inédito”, señala al explicar que quienes se quedan en casa continúan con la plataforma virtual y el acompañamiento de sus profesores.

“Al llegar los estudiantes pasan por un tapete de desinfección, después por el dispensador de antibacterial; de ahí son reconocidos por una cámara que les toma la temperatura y permite el ingreso. Una persona les indica en qué espacios deben ubicarse para garantizar el distanciamiento”, explica la profesora Luz María Atehortúa, encargada de la presencialidad en la sede El Escobero.

“Nos dimos cuenta de que es viable. Las niñas lo respetan y son conscientes de la situación”, comenta Catalina Guzmán, rectora de Marymount School Medellín. El 80 % de las familias aceptaron el modelo de alternancia, que inició el lunes 7 de septiembre. La rectora expresa que la primera semana dejó un balance positivo y quienes permanecen en casa se conectan a las clases, de este modo todos los estudiantes reciben la misma información.

En Cali, por su parte, cerca de 280 colegios con 75.000 estudiantes, de instituciones privadas calendario B, empezarán con el piloto de alternancia el 28 de septiembre. El secretario de Educación, William Rodríguez, explica que en la semana del 5 de octubre se analizará la efectividad de las medidas para que desde el 13 de octubre inicie el proceso. “Queremos garantizar la calidad educativa, independientemente de donde se encuentre el estudiante”, señala Alejandro Tobón, rector del Colegio Freinet, que adoptará el modelo con el 42 % de los alumnos. Él destaca que el aprendizaje en casa continuará para quienes no participen de la alternancia, pues los padres deciden si desean enviar a sus hijos a clases presenciales.

Los colegios públicos seguirán funcionando con la plataforma “Cali Educa en Casa”, pues todavía no cuentan con la infraestructura necesaria. “Tampoco podemos desconocer que hay una convocatoria de los sindicatos a no iniciar la alternancia”, destaca Rodríguez. En otras zonas del país la decisión fue seguir con la educación a distancia, al menos hasta el próximo año, como el caso de Quibdó. El secretario de Educación, Elvis Córdoba, advierte que volver ahora sería arriesgado, entre otras cosas, porque no tienen espacio para garantizar el distanciamiento. Por eso seguirán con clases virtuales, material impreso y estrategias complementarias como el uso de radio y televisión. “También avanzamos en un proyecto para entregar $260 millones que se invertirán en lavamanos portátiles, tapetes para desinfección y termómetros, entre otras cosas”, añade.

También le puede interesar: Feria del Libro de Cali: talleres gratuitos y homenaje a Manuel Zapata Olivella

En Montería, por su parte, se busca iniciar un modelo de alternancia solamente con estudiantes de décimo y once. Óscar González, secretario de Educación, explica que podrán iniciar los colegios que cumplan con los protocolos, agua potable y espacios amplios con buena ventilación. El Comité Municipal de Alternancia definirá cuántos colegios arrancarán con el piloto y, por el momento, ya hay dos ETDH que están recibiendo clases de forma presencial.

En general, aunque en su mayoría se trata de instituciones privadas, colegios públicos que atienden comunidades indígenas en la Sierra Nevada y Norte de Santander, así como algunos colegios en Antioquia, el modelo de alternancia ya se está expandiendo en el país. Próximamente, iniciará un colegio en Pereira y once más en zona rural de Guaviare. “Decidimos hacer la alternancia de tal forma que visitemos cada quince días las instituciones educativas. Los docentes programarán citas con sus estudiantes para hacer acompañamiento individual durante una hora”, dijo Wilson Correa Gaviria, director de la Institución Educativa La Paz, que tiene 248 estudiantes y siete sedes en zona rural del municipio El Retorno, Guaviare.

Correa manifiesta que algunas sedes están a trece horas de la cabecera municipal y para llegar hay que tomar transporte terrestre y fluvial. “Solamente en la sede principal hay una antena con internet. Ahí tenemos un internado para los estudiantes que viven a dos o tres horas. Virtualmente no podemos hacer nada”, señala. Aunque los presidentes de juntas de acción comunal, padres de familia y líderes ayudaron a entregar las guías, estas no dieron resultado porque los estudiantes no recibían ningún tipo de asesoría. Por eso, padres y alumnos esperan que lleguen los tapabocas y otros elementos de bioseguridad para que los profesores puedan desplazarse por el río Inírida y avanzar con las clases.

El secretario de Educación, Álex Quevedo, explica que desde junio han adelantado estrategias para adoptar este modelo, teniendo en cuenta la dificultad de acceso y conexión a internet. La semana pasada autorizaron al colegio privado San José Obrero y dos ETDH. Este colegio orientará el 50 % de las clases en presencialidad para el 39 % de los estudiantes que entrarán en el modelo de alternancia; quienes están aprendiendo en casa podrán acceder a la transmisión en vivo. Otras instituciones han planteado la posibilidad de realizar clases presenciales durante dos semanas y las dos siguientes trabajar en casa.

Como indica el Ministerio, cada zona, institución y familia debe evaluar su situación particular para iniciar el modelo de alternancia. No todos los colegios tienen infraestructura y recursos para aplicar los protocolos; sin embargo, en departamentos como Guaviare se hace urgente atender de otra forma a los alumnos, que llevan seis meses sin recibir orientación.

Fecode se opone al modelo de alternancia

La Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (FECODE) ha dicho, en reiteradas ocasiones, que no está de acuerdo con el regreso a clases bajo el modelo de alternancia, pues considera que esto implica exponer al contagio a la comunidad educativa, alrededor de 20 millones de personas. Dicen que con este modelo el Gobierno desconoce “las condiciones actuales de la escuela en infraestructura, alimentación, dotación, jornada y hacinamiento escolar”; sin contar con la situación hospitalaria del país por aumento en los casos de COVID-19.

“Asumimos la desobediencia civil activa como un acto legítimo, legal e inevitable cuando una norma inferior desconoce los preceptos constitucionales, en este caso el derecho de la vida. Llamamos a la movilización, como camino para proteger la vida y no perder los esfuerzos realizados durante los seis meses de cuarentena”, expresaron en un comunicado del 14 de septiembre, en el que también participó la Asociación Distrital de Trabajadores y Trabajadoras de la Educación. Esto después de reunirse con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López y la secretaria de Educación, Edna Bonilla. La organización se opone al regreso a clases presenciales a partir del 13 de octubre en la capital.

También le puede interesar: Así fue la marcha nacional para rechazar las medidas laborales del Gobierno

Comparte en redes: