Así es la canción del fallo de La Haya