Así fueron las marchas por la paz en el Catatumbo

Habitantes de Hacarí y Teorama, en Norte de Santander, decidieron salir a las principales calles de sus municipios para levantar un clamor contra el conflicto que los tiene asediados.

Las jornadas se programaron con varios propósitos: clamar por la paz y que los actores del conflicto dejen a la población civil fuera de las hostilidades.

recisamente Hacarí y Teorama, municipios de la región del Catatumbo, han sido escenarios de ataques y enfrentamientos entre fuerza pública y guerrilla  donde son las comunidades las que han llevado la peor parte.

En el primero, al menos diez casas han quedado marcadas con los impactos de fusil mientras que en el segundo familias han dejado sus viviendas ubicadas cerca a la estación de policía ante los frecuentes hostigamientos. El cansancio ante este panorama se impuso sobre el temor y la gente decidió salir por las principales calles de esos pueblos a manifestar lo que consideran justo; quedar fuera del conflicto.

Fue así como hacia las  08:30 de la mañana de este martes las calles de Hacarí se vistieron de blanco  mientras que durante el  corto recorrido la gente exclamaba un  llamado  a la paz. Durante el desplazamiento; niños, jóvenes y adultos portando pancartas con mensajes alusivos a la reconciliación llegaron hasta el parque principal, donde tanto el alcalde Milciades Pinzón Pinzón como el personero Diógenes Quintero coincidieron en un mensaje al gobierno nacional para que grupos armados ilegales como Eln y Epl  sean tenidos en cuenta para procesos de diálogo y tener una paz completa. Igualmente insistieron en que la comunidad y el centro poblado no queden involucrados en los tristemente frecuentes  ataques de los actores armados.

Mientras que la jornada en Hacarí terminaba en calma, los habitantes de Teorama también quisieron lucir prendas blancas para de esta forma invocar el espíritu de la paz. Hacia las 02:30 de la tarde empezaban su recorrido en rechazo a los actos violentos que han soportado, entre estos uno que cobró la vida de Edwar Bohórquez Baene, de 20 años, quien el pasado 22 de julio murió en una de las calles del pueblo durante  un operativo de la policía siendo señalado de portar armas cortas dentro de su vehículo.

En Teorama, las autoridades y sus habitantes también se armaron de mensajes alentadores mientras sus voces al viento pedían “no más guerra queremos paz”. Este día quedó evidenciada la intención principal de teoramenses y  hacaritenses,  quienes amanecieron en un mismo sentir; salir como nunca antes lo habían hecho, a pedir a los actores armados del conflicto y al mismo gobierno nacional que hagan todos los esfuerzos posibles para que llegue el día que puedan de una vez por todas, vivir en paz.  

 

últimas noticias

Epl quema vehículo en Tibú, Norte de Santander

21 ex pandilleros entregaron sus armas en Cali