Expolicía investigado por crimen de estudiante del Sena sería un violador en serie

Levith Aldemar Rúa Rodríguez es el principal sospechoso de la muerte de Gabriela Romero Cabarcas, en Atlántico. Afronta un proceso por violar a una joven venezolana y pagó una condena por acceso carnal violento. Fiscalía dice que estaría vinculado a 10 casos más de delitos sexuales.

Levith Rúa, expolicía, es el principal sospechoso de la muerte de Gabriela Romero. / Luis Felipe de la Hoz - El Heraldo

No es la primera vez que Levith Aldemar Rúa Rodríguez llega a los estrados judiciales acusado por delitos sexuales. En 2010 perdió su puesto como uniformado de la Policía cuando fue condenado por violar a una joven en Valledupar, Cesar. La mujer quedó afectada física, moral y sexualmente, informó este sábado la Fiscalía. Aunque fue sentenciado con una pena de 14 años, logró quedar en libertad hace seis meses. (Lea aquí: Hallan decapitada a estudiante del Sena desaparecida hace tres semanas)

Desde entonces, según el ente investigador, se ha dedicado a “afectar” a mujeres de entre 15 y 18 años en la Costa Caribe, a violarlas. La directora de la Fiscalía en Barranquilla, Ángela Bedoya, señaló que podría tratarse de un violador en serie involucrado en por lo menos 10 casos. Se han recogido más testimonios de víctimas, que se espera sean incluidos en la investigación. La funcionaria agregó incluso que el hombre, estando en el sistema penitenciario, usó un permiso de 72 horas para “afectar” a una niña en Ponedera. “La maltrató, la golpeó brutalmente, le quebró la mandíbula en tres partes y le tumbó varios dientes”, agregó Bedoya.

Rúa volvió a estar en el radar de las autoridades cuando la familia de Gabriela Romero Cabarcas, de 18 años, reportó la desaparición de la joven el pasado 24 de noviembre. La estudiante del Sena fue vista por última vez al salir de su casa en Soledad, Altántico, para ir a una supuesta cita de trabajo, que días más tarde se sabría que era con el expolicía. Los investigadores dicen que el hombre la habría engañado por Facebook con una oferta falsa de trabajo.

Una cámara de seguridad de un centro comercial en Barranquilla captó el encuentro entre Romero y Rúa. Al ser interrogado, este último aseguró que se trató de un asunto laboral y que después no supo nada más de la estudiante. Así que sin más pruebas, los investigadores no pudieron retener al exuniformado.

Pero el miércoles de la semana pasada, una joven venezolana se acercó a las autoridades para denunciar que Rúa la había violado y la había retenido por cinco horas en un cambuche. Según informó El Heraldo, el expolicía la llevó a la fuerza al mismo centro comercial donde se vio con Romero, y luego la subió a un vehículo para llevarla hasta una trocha de Malambo. El hombre fue capturado el jueves y las pesquisas para encontrar a Romero también se aceleraron. Aunque el expolicía no aceptó los cargos en el caso de la joven venezolana (acceso carnal violento, secuestro agravado y hurto agravado), sí confesó ante un defensor público que había asesinado a la estudiante del Sena.

Gabriela Romero fue encontrada muerta el viernes 15 de diciembre en una zona de Malambo, cerca al cambuche a donde la adolescente venezolana contó que fue llevada por Rúa; el cuerpo fue hallado sin cabeza. Sus familiares confirmaron que la estudiante tenía un tatuaje de un gato en el muslo izquierdo, con lo que se confirmó que el cadáver correspondía a la joven. Sin embargo, el Instituto de Medicina Legal está determinando las causas exactas de la muerte y la plena identificación del cuerpo. Mientras tanto, Rúa permanece en la cárcel Modelo, como medida preventiva dictada por un juez de garantías por la denuncia de la joven venezolana. Se espera que la Fiscalía  nuevamente le impute delitos (desaparición forzada y homicidio agravado) pero por el caso de Romero.

Las acusaciones contra Levith Aldemar Rúa Rodríguez, a quien la prensa local ha llamado la "bestia del matadero", recuerdan el caso del condenado Fredy Armando Valencia, también llamado ‘Monstruo de Monserrate’. El sujeto mató a por lo menos nueve mujeres en un cambuche en los cerros de Bogotá. Valencia ofrecía dinero, ropa y comida a mujeres habitantes de la calle a cambio de favores sexuales y cuando estas se negaban las mataba. Sus cuerpos eran enterrados en bolsas negras en el cerro de Monserrate.

 

últimas noticias