El trato indigno que recibió el cuerpo de una mujer lesbiana asesinada en Barranquilla

Estefany Stefanell Pérez murió después de que motorizados le disparan cinco veces. Después de eso, la comunidad abandonó su cuerpo y le bajó los pantalones a la víctima para "verificar su sexo".

Pixabay

Defensores de derechos humanos en Barranquilla (Atlántico) están preocupados por la reciente ola de homicidios contra las personas LGBTI en esa ciudad. El más reciente caso es el de Estefany Stefanell Pérez, quien el sábado fue asesinada a tiros cuando se encontraba en compañía de una amiga en el barrio Ciudadela 20 de julio.

Cuatro hombres que se movilizaban en dos motos llegaron al lugar hacia las 8:30p.m. y dispararon cinco veces contra la víctima, quien era comerciante y se dedicaba principalmente a la venta de licores a bares. El homicidio es el tercero contra una persona LGBTI ocurrido en la capital del Atlántico este año.

Sin embargo, ahí no paró la violenta escena. Algunos vecinos y habitantes del sector levantaron a Stefanell y la subieron a un vehículo, al parecer de transporte público, para llevarla a una clínica e intentar salvarle la vida. Pero cuando las personas se percataron de que el cuerpo no tenía signos vitales decidieron bajarlo del carro y dejarlo en la calle, por temor a ser considerados sospechosos en la futura investigación judicial.

Con una escena más escabrosa: a la víctima le bajaron los pantalones para “verificar si era hombre o mujer”. Uno de los testigos afirmó que su “corte y vestimenta parecían de hombre”. "Reprochamos esas conductas tan deshonrosas como la de quitarle la ropa a la mujer asesinada, para 'buscar inspeccionar si se trataba de una mujer' por su apariencia altamente masculina. Poner el riesgo la dignidad de un ser humano, incluso luego de ser víctima de una muerte violenta, donde puede más la curiosidad que el afán por auxiliarla y respetar su integridad personal, demuestra cómo los prejuicios hacia las mujeres lesbianas perviven en la sociedad incluso después de la muerte, buscando quizás justificar en su orientación sexual la responsabilidad de su muerte. Es urgente no solo investigar y prevenir  este tipo de violencia sino generar campañas con la ciudadanía para el respeto  a la dignidad humana y reconocimiento de derechos de las mujeres lesbianas, sin clasificarlas como portadoras de perversidad", dijo Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo. 

“Estefany asumía abiertamente su orientación sexual, y no había recibido amenazas e intimidaciones por eso, ella asistía a los espacios de encuentros para personas LGBTI de la ciudad”, agrega Castañeda. Esa corporación le exigió a la Fiscalía destacada para asuntos LGBTI de la capital del Atlántico priorizar el caso y avanzar con celeridad en esta investigación.

El año pasado 30 personas LGBTI fueron asesinadas en la región Caribe, y los casos en que las víctimas son mujeres lesbianas son los que presentan mayores niveles de sevicia. Su orientación sexual las hace más vulnerable.

Temas relacionados