Feligreses indignados por restauración de un santo con "exceso de maquillaje"

En Soledad, Atlántico, los encargados del proceso de restauración de San Antonio de Padua lo habrían recargado de maquillaje en los labios y los párpados.

Facebook Juan Camilo Duque

La restauración de un monumento religioso ha causado polémica en el municipio de Soledad, Atlántico. Se trata de la escultura San Antonio de Padua, que fue restaurada en días pasados debido a un ataque de comején que la afectó considerablemente. Sin embargo, la comunidad ha afirmado que se usó demasiado maquillaje en el rostro del santo.

Lea: Polémica en cárcel de Barranquilla por "pico y placa" a visitas conyugales

La escultura del patrono de este municipio se había mantenido en buen estado a pesar de que es del siglo XVII, según manifiesta Juan Camilo Duque, un restaurador de este municipio que cuestionó la intervención realizada al monumento. En meses pasados, la pieza, que es una talla en madera policromada, fue atacada por xilófagos (comején) y por esta razón tuvo que ser restaurada.

Luego de la intervención, los fieles que concurren a la Iglesia de Soledad se vieron sorprendidos ante el cambio en el rostro de San Antonio. Al parecer, los encargados del proceso habrían recargado de maquillaje los párpados y los labios, alterando las facciones del santo.

“Esta restauración no debió efectuarse sin consultarle a la comunidad, porque su gestión debió ser compartida por todos los actores posibles, de una manera incluyente y participativa; las decisiones que se tomen sobre el patrimonio no pueden ser tomadas por una sola institución ya que el patrimonio cultural pasó de ser un asunto exclusivo de expertos para convertirse en un compromiso y una responsabilidad de todos los colombianos”, señaló Duque quien además ha divulgado las fotos del santo antes y después de la restauración.

Lea también: Hallan cadáver de mujer desaparecida hace un mes en Barranquilla

El párroco del municipio, padre Humberto Brun, no se ha pronunciado al respecto y entre tanto la escultura permanece en la iglesia y será subida al altar mayor donde ha permanecido por más de 150 años, según contó el exsecretario de Cultura del municipio, Giovanni Montero.