La exporrista de Júnior que denuncia ser agredida y hostigada por su pareja

Carmen Acuña cuenta que el empresario de 34 años la encerró en su propia casa e instaló cámaras para vigilarla.

Foto: Las Porristas del Junior de Barranquilla

Carmen Acuña, excoordinadora de porristas del Júnior, alzó su voz contra la violencia intrafamiliar al denunciar este viernes que durante casi tres años ella fue víctima de este flagelo. En entrevista con El Heraldo, la bailarina relató los angustiosos momentos que vivió junto a su compañero, un joven empresario de 34 años, y el encierro al que se vio sometida.

La pareja compartió seis años de relación en Barranquilla y al final convivía bajo el mismo techo. Según su relato al diario local, al principio estuvieron juntos y se quisieron y no existieron señales para advertir maltrato por parte del sujeto. Pero las cosas empeoraron cuando el hombre le ponía restricciones sobre con quién o no salir, y de quién recibía visitas en la casa. Sus amigas también estaban vetadas.

“Yo trabajaba en Junior, salía bailando y coordinaba. Tuve que dejar ese empleo no porque me despidieran sino por él, no le gustaba que saliera en eso. Yo, hasta cierto punto, entendía lo que me decía”, dijo a El Heraldo la denunciante.

La mujer agregó que su pareja cogió su celular como si fuera propiedad de él, le borraba las fotos de sus redes sociales, dejaba de seguir a todos sus amigos e incluso le cambiaba claves.  

Más adelante vinieron situaciones más difíciles, y la violencia psicológica hacía parte de la vida diaria de la exporrista. El empresario instaló cámaras en el apartamento con la excusa de que necesitaban “más seguridad”, algo que la hacía sentir secuestrada en su propia casa.

“Hay un punto en que ya uno despierta, que uno no tiene que quererse a uno mismo”, afirmó Acuña. Cuando ella habló con él hace un mes para decirle que se iba, el hombre la amenazó con córtale la cara y el abdomen con unas tijeras. Tuvo que desistir de la idea hasta el pasado lunes, cuando volvió a tomar el impulso gracias al apoyo de una amiga.

Su pareja se dio cuenta y le arrancó una cadena del cuello, le quitó su cédula y celular, así como el de su amiga y desconectó el teléfono fijo de la vivienda para que quedara incomunicada.

El sujeto se fue luego a trabajar, y en ese momento aprovechó la mujer para escapar. Pero el miedo no acaba. Acuña dice que los amigos del supuesto agresor han recorrido las casas de sus amigas preguntando si ella está. “Todavía me llama y me dice que vuelva. Que él me quiere y no me va a hacer nada, pero ya tomé la decisión de irme y no me arrepiento”, aseveró Carmen. La bailarina asegura que denunció los hechos en la Fiscalía.