Muere recluso de cárcel de Barranquilla que se había prendido fuego

Álvaro Solano habría tomado la decisión luego de que le negaran un permiso para salir por 72 horas del centro carcelario. Pagaba una condena de 22 años por homicidio.

Ilustración tomada de Pixabay

Un recluso de la cárcel El Bosque, de Barranquilla, murió en la noche del viernes luego de permanecer siete días internado en la unidad de quemados de la clínica Adelita de Char, a donde llegó con quemaduras en el 70 % del cuerpo luego de que se rociara el diluyente conocido como “thinner” y se prendiera fuego, informó el diario El Heraldo.

El hombre que perdió la vida era identificado como Álvaro Solano, alias El Nene, y pagaba una condena de 22 años por el delito de homicidio. Las versiones que han entregado las autoridades hasta el momento es que Solano tomó la decisión de prenderse fuego porque le había sido negado un permiso de 72 horas para salir del centro carcelario.

En el hecho también resultaron con quemaduras dos reclusos más, identificados como Francisco Acosta y Miguel Carranza, cuando Solano se les fue encima envuelto en llamas. Acosta, conocido como Bobby, sufrió quemaduras en el 65 % del cuerpo. Ambos se recuperan satisfactoriamente en un centro médico de Barranquilla.

Los familiares de varios reclusos criticaron el hecho de que en el interior de la cárcel se pudiera acceder a ese tipo de productos químicos. “No entiendo cómo iban a tener esa sustancia ahí”, dijo Mercedes Espinoza, prima de Francisco Acosta, en declaraciones recogidas por el diario local.