Mujer lesbiana relata que fue discriminada en institución educativa de Barranquilla

Jannys Herrera dice que, por su identidad de género y orientación sexual, el plantel la expulsó de la Fundación Educativa y de Proyectos de la Costa (Fundecor) y luego la graduó por ventanilla.

/ Foto: Crónicas Translocadas (Youtube)

El debate que ha generado la revisión de los manuales de convivencia de los colegios realizada por el Ministerio de Educación Nacional para la protección de los derechos de la comunidad LGBTI, ha evidenciado la polarización que hay sobre este tema, a pesar de que en el 2014 hubo 190 denuncias por discriminación.  

Uno de los casos que demuestra la discriminación a la comunidad LGBTI en instituciones educativas es el de Jannys Herrera Herrera, una lesbiana de 35 años que, en agosto de 2015, fue expulsada de la Fundación Educativa y de Proyectos de la Costa (Fundecor) en Barranquilla. Herrera cursaba la carrera de Operación Portuaria en esta corporación universitaria, pero fue expulsada después de que el dueño de esta, el abogado Mauricio Castro, la discriminara.

Herrera le contó a El Espectador que faltando pocos meses para terminar su carrera y graduarse como operaria portuaria tuvo un altercado con Castro. La discusión subió de tono entre los dos. El dueño de Fundecor le dijo a Herrera, según relata ella, que “si fuera un hombre, me hubiera sacado por el pescuezo”. Después de esto fue que la expulsaron.

Se convirtió, según cuenta, en una tragedia. A finales de agosto de 2015, el periódico El Heraldo publicó la respuesta de Zully Niño, vocera de la corporación universitaria, quien aseguró que Jannys Herrera “cometió una falta grave, le habló de forma irrespetuosa, agresiva, con palabras fuertes, al rector. No se puede dirigir así a un superior. Se aprovecha de su condición para exigir unos derechos que nunca han sido vulnerados”.

Herrera acudió a los medios y a la Corporación Caribe Afirmativo para exigir su reingreso a la corporación universitaria. Así pudo conciliar con los directivos de Fundecor y, aunque en septiembre volvió a estudiar para finalizar su carrera, cuenta que se graduó por ventanilla y no junto con los compañeros de su cohorte.

El pasado 29 de marzo, el programa “Crónicas translocadas” de Telecaribe le dedicó uno de sus episodios. Allí contó otro caso de discriminación del que fue víctima por su aspecto físico. Herrera realizó un curso para ser vigilante. Pero al llevar su hoja de vida a una empresa de seguridad, el encargado de esta le contó que en la organización que allí solo aceptaban “a las mujeres que son mujeres y a los hombres que son hombres”.

A pesar de que la revisión de los manuales de convivencia es en los colegios del país, donde se presentan el 8.20% de violaciones de los derechos de los menores de edad, las instituciones de educación superior, como en la que estudió Jannys Herrera,  también se han convertido en ocasiones espacios de discriminación hacia las personas LGBTI. (Lea aquí: El colegio es el tercer escenario donde más se violenta a los menores).