“Ya no se oye nada del caso de mi hija”: mamá de Gabriela Romero, víctima de feminicidio

Hace dos meses, la joven universitaria fue vista por última vez por su familia en Altántico. Luz Divina Cabarcas asegura que no ha vuelto a tener respuesta de las autoridades y que hay varias inconsistencias en el caso.

Ilustración- El Espectador

Gabriela Romero Cabarcas, estudiante de gestión empresarial en el Sena, fue vista por última vez por su familia el 24 de noviembre de 2017. Un día como hoy, hace dos meses, salió de su casa en Soledad (Atlántico) para acudir a una cita con el expolicía Levith Aldemar Rúa Rodríguez, quien, según la Fiscalía, la habría engañado con una oferta de trabajo para posteriormente abusar de ella y asesinarla. Tres semanas después de su desaparición, el 15 de diciembre, fue hallada sin vida en una trocha de Malambo, y Rúa fue capturado. (Lea aquí: Así era la vida de Gabriela Romero Cabarcas, víctima de feminicidio en Atlántico)

Romero tenía 18 años y soñaba con ingresar a la carrera de diseño gráfico en una universidad. Según las autoridades, su supuesto agresor, condenado en 2011 a 14 años de prisión por violar a una mujer en El Paso (Cesar), sería un violador serial que acechaba mujeres entre los 15 y 18 años en la región Caribe. Sin embargo, Levith Rúa se declaró inocente el 22 de diciembre, después de que la Fiscalía le imputara los delitos de acceso carnal violento, feminicidio agravado, hurto calificado agravado y desaparición forzada. (Lea aquí: ¿Por qué el crimen de Gabriela Romero es un feminicidio y no un homicidio?)

Hasta ese día, Luz Divina Cabarcas afirma que tuvo noticias oficiales del caso y que, una semana después, supo por los medios de comunicación que Rúa iba a ser trasladado de la cárcel La Modelo, de Barranquilla, a la cárcel Tramacúa en Valledupar. El Heraldo informó que la decisión se debió a que el procesado “tenía enemigos” en la capital del Altántico y su seguridad podría peligrar.

“Hay muchas inconsistencias en este caso. ¿Por qué nadie me informó que lo iban a trasladar a Valledupar? Cuando supe, llamé al fiscal y me dijo que él no estaba enterado. Levith estuvo preso seis años en Valledupar, y ahí fue donde le dieron un permiso de 72 horas en el que intentó violar a una niña de Ponedera. No me genera confianza esa cárcel. Después, cuando él tenga que venir a las audiencias, nos van a decir que no tienen transporte para trasladado o que no hay personal disponible”, le dijo Cabarcas a este diario.

Luz Divina se refiere a la condena que terminó de pagar el expolicía en mayo pasado. El 13 de noviembre de 2011 un juez penal de Chiriguaná, Cesar, lo declaró responsable por acceso carnal violento. El hombre se ofreció a llevar a una mujer hasta su casa en moto, se desvió del camino y abusó de ella. Aunque la sentencia fue de 14 años de prisión, aun las autoridades no han aclarado qué tipo de beneficios o rebajas recibió para salir del encierro en seis años. (Lea aquí: La absurda excusa con la que Levith Rúa se quiso exculpar de una violación)

Antes de quedar en libertad, Rúa habría aprovechado un permiso de 72 horas otorgado por un juez para intentar violar a otra joven en Ponedera. Se trata de Karla Cantillo, quien denunció que el expolicía la abordó cuando se dirigía a un baño e intentó abusar de ella. De acuerdo con su relato, se salvó porque alguien se dio cuenta y espantó al agresor. Producto del ataque, sufrió lesiones y su mandíbula se partió en tres partes.

La mamá de Gabriela Romero, quien protestó para que la investigación fuera encausada como un feminicidio, dice que la muerte de su hija sigue impune y que ya no se oye nada del proceso. “Pienso viajar a Bogotá, para aventurarme a que el fiscal general me atienda porque solicité una cita y no tuve respuesta”, agregó Cabarcas a El Espectador.

La familia de la víctima también sostiene que la Secretaría de la Mujer de Atlántico no le ha brindado asesoría jurídica, y que este jueves le dará un poder para que un abogado de oficio, de la Defensoría del Pueblo, la represente en el proceso judicial. “No tengo dinero para pagar un abogado particular”, añadió Cabarcas.

Esta noche se realizará una misa en la puerta de la casa de Gabriela Romero, para recordarla a dos meses de su desaparición y posterior asesinado.