Barranquilla, en pos de la sede

Esta semana se conocería si esa ciudad será la sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018. Ciudad de Panamá (Panamá) y Puerto La Cruz (Venezuela), sus adversarias, tienen mejor infraestructura deportiva.

Estadio Moderno Julio Torres, cerrado desde finales de enero porque supuestamente será remodelado. / Fotos: Jesús Fragozo Caro

El 11 de junio, previo a los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014 en Veracruz, México, el Comité Ejecutivo de la Organización Deportiva Centroamericana y del Caribe (Odecabe) informará cuál será la sede de las justas en 2018. Ciudad de Panamá (Panamá), Puerto La Cruz (Venezuela) y Barranquilla, por Colombia, aspiran a hacer el evento, que se realiza cada cuatro años desde 1926. Pero en la capital del Atlántico, más que un anhelo es un grito desesperado, pues podría ser la única opción para que sus escenarios deportivos sean recuperados. Eso creen deportistas y entrenadores que, pese a la desidia y a las promesas, continúan ejerciendo su labor.

Héctor Cardona, presidente de la Odecabe, se mostró complacido con la propuesta de Barranquilla en su visita a esta ciudad a principios de mayo, en la que además de invertir en infraestructura se anunció que se planea construir una Villa Centroamericana con hospedaje y alimentación gratis. Según el gerente de Cotelco Atlántico, Mario Muvdi, para 2018 habrá más de 100 hoteles con cerca de 4.000 habitaciones disponibles, pero “eso no es suficiente para albergar a 32 delegaciones, es decir, a más de 5.000 personas”. El secretario de Recreación y Deportes de Barranquilla, Joao Herrera, sostiene que se destinarán $300 mil millones para las justas.

En cuatro años, el sistema de transporte masivo, Transmetro, estaría operando en su primera fase: 284 buses en los que se movilizarán, de lunes a viernes, más de 200 mil personas. Para 2018 también funcionaría integrado con el Transporte Público Tradicional (TPC). “Si hoy se realizaran los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Transmetro estaría listo para transportar a todas las delegaciones. Prueba de esto son las operaciones especiales que se programaron para el Mundial de Fútbol Sub-20 en 2011 y los partidos de las eliminatorias a Brasil 2014”.

Sin embargo, el director del Instituto Departamental de Recreación y Deportes del Atlántico, Aymer Castillo, dice que es admirable la propuesta de Venezuela en comparación con las de Colombia y Panamá. “El Comité Olímpico Venezolano ofrece alimentación, hospedaje, tiquetes a los deportistas de cada delegación y un estímulo económico”. Mientras en Barranquilla la mayoría de los escenarios están en proyecto de construcción, en Puerto La Cruz unos están listos y otros ya se empezaron a cimentar. Por su parte, Ciudad de Panamá cuenta con buena infraestructura e invertirá 250 millones de dólares si gana la sede. Para organizar este evento, la Odecabe —según Castillo— exige tres requisitos básicos: la postulación, los criterios de inversión y el compromiso por parte del Estado.

El diario El Heraldo señaló que los cuatro escenarios acondicionados para los Juegos Centroamericanos Cartagena 2006, donde Barranquilla y Luruaco, Atlántico, fueron subsedes, están abandonados. El Club de Caza y Tiro, la bolera Tito’s Bolo, el velódromo Rafael Vásquez y la ciénaga para practicar canotaje y esquí náutico tuvieron una inversión superior a los $800 millones. Tal parece que el estadio Metropolitano es el único que se encuentra en buen estado, aunque hace apenas unos meses fue instalada la pista atlética. A unos días de que la Odecabe anuncie el nombre de la sede de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2018, deportistas y entrenadores se hacen una pregunta: “Si Barranquilla no es escogida, ¿entonces ¿qué pasará con el deporte en la ciudad?”.


@JesusFragozo

últimas noticias