Alcalde de Cartagena lidera campaña para conmemorar al primer presidente negro colombiano

Juan José Nieto llegó al poder en 1861. Fue él quien firmó el decreto para abolir la esclavitud. Varios expertos coinciden en que tuvo un importante impacto cultural en el Caribe colombiano.

/ Foto: Banco de la República

El alcalde de Cartagena, Manuel Vicente Duque, liderará un movimiento ciudadano para reivindicar el nombre de Juan José Nieto, el primer presidente negro de Colombia. Esto se da después de que se anunciara el traslado del óleo de Nieto desde Cartagena hasta la galería de los presidentes en la Casa de Nariño.

La estrategia ciudadana lleva por nombre “Nieto está en su casa”, y busca generar sentido de pertenencia en La Heroica por el que fuera el presidente durante seis meses en 1861. Al respecto, el alcalde de Cartagena dijo: “No podemos olvidar que fue quien firmó el decreto que abolió la esclavitud, y por todo eso pienso que Cartagena, la costa y Colombia entera está en deuda con su memoria”.

En el movimiento también participan, además del alcalde, personalidades literarias, políticas, académicas e intelectuales de la ciudad. Entre ellos están la exalcaldesa y decana de la facultad de Derecho de la Universidad San Buenaventura, Judith Pinedo; el director del Museo Histórico de Cartagena, Moisés Álvarez Marín; el director de la institución educativa Juan José Nieto, Benjamín Acevedo, entre otros.

Según declaró la exalcaldesa Judith Pinedo, la intención del movimiento es resaltar la importancia cultural de Nieto en el Caribe y en el país. Tal es la razón por la que Manuel Vicente Duque aseguró que buscarán el apoyo directo del presidente Juan Manuel Santos.

Además de la búsqueda de este apoyo político, como el fin también es generar sentido de pertenencia con la identidad de Nieto, los próximos 8 y 9 septiembre se realizará el foro “Juan José Nieto, política, letras y región”, que contará con varias voces expertas en el expresidente.

Nieto nació en 1804 en Cibarco, un caserío ubicado entre Baranoa y Tubará, pero desde pequeño se trasladó a Cartagena, donde, de manera autodidacta, desarrolló su carrera como militar, liberal federalista y literato. Fue gobernador de Bolívar y entre enero y julio de 1861 fue presidente de la Confederación Granadina hasta que le entregó el puesto al también liberal Tomás Cipriano de Mosquera. Murió cinco años después de claudicar en Cartagena.