¿Qué están haciendo las regiones para luchar contra la pandemia?

COVID-19: Bolívar trata de ganar la pelea a los vacíos del sistema de salud

Noticias destacadas de Nacional

A la batalla por detener los contagios en el departamento se le suma la crisis hospitalaria por falta de insumos, incumplimiento en el pago de los salarios y el mal trato que denuncian algunos profesionales de la salud. En Cartagena, el coronavirus ha cobrado la vida de tres personas.

“En Cartagena estamos preparados profesionalmente para atender a pacientes con COVID-19, pero carecemos de elementos de bioseguridad, como trajes especiales, máscaras, guantes y tapabocas”. La inquietud la manifiesta Augusto Maza, médico del Hospital Universitario del Caribe y docente de medicina de la Universidad de Cartagena. También es una de las preocupaciones que el personal médico ha manifestado ante las dificultades para atender la crisis por la pandemia del coronavirus en el departamento de Bolívar.

Un ejemplo de la precariedad en los cuidados para el personal fue el caso del médico que resultó contagiado por no tener los elementos de bioseguridad cuando atendió a Arnold Ricardo, conductor de taxi que ingresó a la clínica Cartagena del Mar con un cuadro de neumonía y murió a los tres días. El taxista había dado negativo en las pruebas de coronavirus; sin embargo, luego se supo que había presentando síntomas de COVID-19 y hasta que su hermana dio positivo para esa enfermedad. De hecho, el Instituto Nacional de Salud terminó registrando al taxista, de 58 años, como la primera víctima mortal del virus en Cartagena. Por este caso, según el Departamento Administrativo Distrital de Salud de Cartagena (Dadis), se abrió investigación en los entes de control y disciplina, para establecer hasta qué punto hubo incumplimiento de las medidas sanitarias y de seguridad por parte de la clínica.

También le puede interesar: San Andrés enfrenta el coronavirus en medio de crisis hospitalaria

Incluso el mismo personal médico del Hospital Universitario del Caribe (HUC) hizo plantones para exigir herramientas de bioseguridad con qué atender a pacientes con COVID-19, insistiendo en que estaban exponiendo su vida y la de sus familias, mientras que los médicos de la clínica de Maternidad Rafael Calvo difundieron un video denunciando que no tienen elementos de protección adecuados. El 90 % de los internistas del HUC son docentes de la Universidad de Cartagena. “Nos ha tocado conseguir recursos propios para tener elementos de bioseguridad, necesitamos que el Gobierno nos apoye económicamente y la gente, no saliendo a las calles”, dijo Maza.

El déficit de insumos de bioprotección también preocupa a los trabajadores de clínicas privadas. “En la clínica donde yo trabajo compraron mascarillas N95, pero a la fecha el proveedor no las ha traído. Yo he tenido la oportunidad de atenderlos, pero con mis medidas de bioprotección, porque sin ellas no pudiera prestar el servicio, ya que es una irresponsabilidad para conmigo, con el paciente, con la sociedad y mi familia”, cuenta Virgil Carballo, presidente de la Asociación Colombiana de Medicina Interna, quien trabaja en Cartagena.

¿Por qué pasa esto? De acuerdo con el Dadis, clínicas y hospitales dicen que no tienen recursos para los insumos del personal médico porque las EPS no les pagan: “Esperamos reunirnos con la Superintendencia de Salud para que intervenga en el cumplimiento de pago de las EPS, y así gestionar insumos, personal médico y salarios”.

También le puede interesar: En La Guajira falta agua y la salud está intervenida, pero ya llegó el COVID-19

El gobernador de Bolívar, Vicente Blel, dijo a El Espectador que han entregado gafas protectoras, tapabocas N95 y trajes de bioseguridad. Sin embargo, admitió que tales dotaciones son insuficientes para la demanda actual. Además, recordó que dicha responsabilidad no es exclusiva de la gobernación y que recae también en las EPS y en el distrito de Cartagena.

Faltan camas y ventiladores

El distrito de Cartagena declaró emergencia sanitaria por el coronavirus el 23 de marzo. Esa medida exigió a las instituciones prestadoras de salud aumentar el número de camas para atender a pacientes positivos con COVID-19. Sin embargo, solo 230 de las 1.200 camas disponibles en Cartagena están habilitadas para atender a la población con coronavirus. “Las camas de cuidados intensivos pasarán a ser 400, haciendo un esfuerzo con todas las clínicas de la ciudad”, explicó en un comunicado Álvaro Fortich, director del Dadis.

“Según un listado, hay cerca de nueve clínicas como centros de remisión de pacientes con coronavirus, pero en general todas las clínicas tienen las unidades. Si a mí me llega un paciente con esta patología, aunque no esté dentro de los centros de remisión, es nuestra responsabilidad atenderlo y prestarle los servicios”, dijo Carballo.

También le puede interesar: Suspenden a 19 sacerdotes colombianos tras denuncia de supuesto abuso sexual

Sin embargo, para que una cama sea calificada como equipo de la UCI se necesita que tenga un ventilador artificial. Maza explica, por ejemplo, que el HUC solo tiene diez camas en la Unidad de Cuidados Intensivos con su respectivo ventilador, las cuales están ocupadas por pacientes de COVID-19, mientras que en la Unidad de Cuidados Intermedios y salas de observación hay 62 camas, de las cuales solo seis tienen ventiladores. Es decir, que faltarían 56 ventiladores artificiales en el HUC, seleccionado por el Distrito para atender a la mayoría de pacientes positivos.

El gobernador Blel, por su parte, aseguró que se puso en marcha un plan para fortalecer el sistema hospitalario de Cartagena y los municipios del departamento. “Habilitaremos el estadio Rocky Valdez con 150 camas para atender solo a personas con patologías diferentes al coronavirus, y así dejar habilitados el HUC y la Clínica Rafael Calvo exclusivamente para pacientes con COVID-19”, dijo y agregó que otras 150 camas serán habilitadas en el Hotel Caribe para asintomáticos o con síntomas leves.

Para la atención en los municipios de Bolívar habrá 130 camas de UCI con los respectivos respiradores artificiales, distribuidas en Arjona, el Carmen de Bolívar, Magangué, Mompox y Simití.

Las deudas sin pagar

Según Augusto Maza, además del tema de seguridad, el problema también radica en que no hay reconocimiento ni pago oportuno al personal médico que le está poniendo el pecho a la crisis. Por ejemplo, los enfermeros, el personal auxiliar y los camilleros de la Clínica de Maternidad Rafael Calvo y del HUC están exigiendo el pago de salarios que les adeudan desde hace meses. “Nosotros pertenecemos a la bolsa de empleo Conecta y hemos pedido que nos contraten directamente con el hospital. Conecta dice que se demoran porque el Gobierno no les ha girado”, cuenta Daniel Flórez, enfermero en la UCI del Hospital Universitario del Caribe, a quien le adeudan los pagos de febrero y marzo, más vacaciones desde el 2018. En la misma condición del enfermero hay más de 500 trabajadores reclamando el pago a su abnegada labor, quienes amenazaron con entrar en un cese de actividades.

También le puede interesar: Hacia un gran acuerdo de salarios y empleo para superar la posible depresión causada por el covid-19

Desde la Gobernación, entre tanto, aseguran que desde marzo se giraron más de $2.000 millones al HUC y $280 millones a la Clínica Rafael Calvo como abono de la deuda, que llega a los $10.000 millones. Esos esfuerzos no son suficientes, pues el Distrito le adeuda al HUC más de $40.000 millones. “A eso se le suma la deuda de las EPS, hay una mora alta”, dijo Blel.

Según la Gobernación, la deuda, con corte a diciembre de 2019, supera los $100.000 millones. Entre las entidades morosas están Coosalud, Comfacor-CCF de Córdoba, Cartagena Distrito Especial, Comfamiliar Cartagena, Bolívar, Caprecom y Salud Vida, entre otros.

Lea la entrevista completa con el gobernador de Bolívar Vicente Blel: “Es urgente que las EPS abonen a sus deudas”: Vicente Blel

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.