Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 13 horas

“La familia homoparental ya hace parte de nuestra sociedad”: rector de colegio católico

El rector de La Salle, de Cartagena, envió una carta a los padres de familia de la institución, aclarando la intención de una supuesta cátedra de género dictada en sus aulas.

De desinformación en desinformación. Así se ha desarrollado el debate alrededor de las cartillas que circulan en la redes sociales sobre cómo se deberían dirigir los manuales de convivencia y la educación sexual en los colegios, una de ellas enfocada en disminuir la discriminación hacia personas de distintas orientaciones sexuales e identidades de género.

Frente a una supuesta cartilla que mostraba a dos hombres teniendo relaciones sexuales, el Ministerio de Educación aseguró que era falsa y atribuyó su difusión a una campaña de manipulación. La segunda, titulada “Ambientes escolares libres de discriminación”, también ha estado en medio de la crítica por las ideas que expresa sobre la sexualidad.

En todo este mar de cables, salió a relucir una imagen de un libro utilizado en un taller de ética y valores del colegio La Salle de Cartagena, que está vigente desde 2013. En una de sus páginas, ilustradas con dibujos, dice: “No hay un tipo de familia, sino muchos tipos de familias. Las hay con solo una mamá o un papá, con una mamá o un papá, con dos mamás o dos papás, con abuelas y abuelos, con hermanos, sin hermanos…”.

La imagen ha sido compartida, mayoritariamente por exalumnos de la institución, con el mensaje: “No sé qué pasó aquí, pero cuando pasé por esas aulas de clases de La Salle, los valores de la familia eran sagrados, muy sagrados” o con versículos del libro del Génesis, de la Biblia.

Fue a raíz de esta publicación que Fernando Luque Olaya, rector de la institución y religioso, decidió enviar una comunicación, que conoció El Espectador, a los padres de familia en donde aclara la situación sobre la “presunta” cátedra de género que se dicta en ese colegio.

Lo curioso es que, antes de irse con la crítica dura, religiosa y radical, que ha estado presente en la discusión, Luque ubica el debate en la aceptación de la diferencia, dejando claro la identidad del colegio que dirige “como institución confesional cristiana católica”, que acoge las posturas de la iglesia frente a las situaciones de actualidad. (Lea: El estudiante que denuncia ser discriminado en su colegio por ser gay y agnóstico)

Señala en la carta que la intención del taller impartido en la institución es mostrar de manera responsable la situación real de la familia que vive la sociedad y generar un debate académico que parta de la realidad social y un espíritu crítico en los estudiantes.

“La familia homoparental ya hace parte de nuestra sociedad como modelo de conformación familiar, siendo una realidad de la cual no podemos soslayar. No quiere decir ello que con esto promulguemos o apoyemos la formación para la actividad LGBTI, sin embargo, es nuestra obligación atender los parámetros de la Constitución Política como norma macro que establece el modelo de la sociedad y la conformación del Estado colombiano”, escribe en un aparte de la misiva. (Lea la carta completa del rector de La Salle, de Cartagena, a los padres de familia)

Añade Luque que es muy fácil, en la coyuntura, tomar una postura radical que rechace a las personas y genere una dinámica inconsciente de exclusión y división y que el colegio que dirige no pretende asumirlas sino “formar un criterio con el cual nuestros estudiantes sean capaces de optar por el respeto, la justicia, la fraternidad, la misericordia y la moral que construye la persona y no atenta contra la dignidad humana”.

Luque lamentó que muchos padres de familia hayan enviado a medios de comunicación y redes sociales comentarios en contra del colegio en el que depositaron su confianza para la educación de sus hijos. "En Cristo y De la Salle", firma el rector Luque. Sin duda es una carta que aportará al debate en el que ha primado la desinformación y las posiciones radicales y en el que ha terminado afectada la dignidad de una comunidad excluida y que ha sido víctima (con muertos a bordo) del modelo educativo que muchos defienden. (Lea: A dos años de la muerte de Sergio Urrego)

Temas relacionados