Gino Romero Ramírez, el cartagenero condecorado por el presidente de Alemania

El gobierno alemán lo condecoró este mes con el mayor galardón que se otorga a quienes trabajan por el bien común. El colombiano, que ya es protagonista de un documental, imparte clases de violín a niños de escasos recursos.

Cortesía

Cuando Gino Romero Ramírez llegó a Hamburgo (Alemania) lo hizo con el sueño de estudiar y hacer música, pero nunca ambicionó que tres décadas después recibiría una medalla por su excelente labor a favor del bien común y de manos del presidente alemán, Joachim Gauck.

Así sucedió a principios de este mes, cuando el mandatario lo condecoró con la medalla “Cruz Orden al Mérito de la República Federal de Alemán“, el máximo galardón que se otorga a quienes se destacan en áreas como política, economía, cultura y trabajo voluntario. El cartagenero, quien añora volver en el futuro a Colombia, habla con El Espectador sobre su trabajo y su vida en Alemania, dedicada a impartir clases de violín a los niños de bajos recursos.

¿En qué año y por qué llegó a Alemania?

Llegué a Alemania en abril de 1982 y vine a estudiar música, ya había estudiado tres años pegagogía musical  en Bogotá, en la Universidad Pedagogica, y era violinista en la Orquesta Sinfónica Juvenil de Colombia. También teníamos un taller para clases de violín para niños y al final hicimos una orquesta infantil.

¿Cómo fue su vida en Cartagena?

Estuve en Cartagena hasta los 18 años, fueron muy lindos tiempos con mi familia y muchos amigos, ahí estudié en el colegio Fernández Baena y también en el Instituto Musical y de Bellas Artes, estudié violín con Teresa de Herazo y piano con Yolanda De Díaz Granados. Entre 1979 y 1981 me fui a estudiar música en  Bogota, mi padre es pensionado de la flota mercante grancolombiana, yo llegué a Hamburgo en un barco. Mis hermanos están todos en  Cartagena .

¿A qué se dedica en Alemania?

Soy profesor de música en la Louise Schroeder Schule, ahí le doy clases a 560 niños semanalmente y tenemos una fundacion que se llama Musica Altona, un proyecto socio musical de integración de diferentes culturas y religiones. Les facililtamos  clases  de música a niños y jovénes con pocos recursos. Regularmente soy invitado en diferentes ciudades en Alemania, Polonia, Escocia  y en talleres del método Suzuki como profesor de violín y adiestramiento ritmíco para niños. Viajo regularmente a España en Sevilla como docente para profesores que trabajan con niños muy pequeños en la fundacion Baremboin-Said.

¿Por qué empezó en la música?

Siempre me gustó desde muy joven y apenas terminé  mi bachillerato, decidí irme a Bogotá a estudiar.

Sobre su trabajo existe un documental. ¿De qué se trata y en qué año se lanzó?

Se lanzó en  septiembre de 2011 como apertura al fesival de cine en Hamburgo, después de haber filmado durante tres años, se rodó seis meses en tres cines de Hamburgo.

PromoKulticlu2Gino from Juan CD on Vimeo.

¿Qué cree que significa para los niños de bajos recursos la música?

La música es un puente entre diferentes culturas y religiones , cuando se hace juntos somos una unidad, no importa de dónde se proviene, les damos la oprtunidad de de superarse, fortalecer la personalidad y la seguridad en sí mismos, la perseverancia, disciplina, compañerismo y compartir juntos esas sublimes experiencia en los conciertos. No solamente le damos oprtunidad a niños de bajos recursos ahora tratamos de mezclar con niños de buenos recursos y así lograr una mayor integración.

¿Piensa volver a Colombia y hacer música aquí?

Me gustaría cuando me pensione hacer un proyecto en San Bernardo de Viento, en Córdoba, de donde viene mi familia materna. Pienso que hay muchos niños con talento y ahí hay mucho que hacer, me gustaría aliarme al proyecto “Músicos Sin Fronteras“, y tratar de hacer encuentros e intercambios con diferentes culturas.

¿Por qué organiza conciertos en las iglesias de Hamburgo?

No solo en iglesias también en el Centro Judío, en las fiestas islámicas, en salas grandes de conciertos, en colegios, en asilo de ancianos y tratamos de unir diferentes tipos de población y compartir momentos agradables.

¿Qué es lo que más extraña de Cartagena?

Mi familia, mis amigos, mi ciudad, el folclor y el humor de la gente del caribe .

¿Qué significa para usted recibir ese reconocimiento alemán?

Nunca imaginé ganar este gran mérito, cuando me llegó la carta del presidente no sabía que tan importante era. Para nosotros es un gran reconocimiento a nivel nacional y eso nos facilita seguir desarrollando el proyecto, ya contamos con 300 niños y jovénes.