“No hay crisis institucional en Cartagena”: alcaldesa (e)

Pese a las cifras desalentadoras y a la mala percepción de los ciudadanos, Yolanda Wong asegura que los principales proyectos de la ciudad están andando.

Yolanda Wong, alcaldesa (e) de Cartagena. / Alcaldía de Cartagena

Distintos factores han hecho que Cartagena de Indias protagonice los titulares de la agenda mediática del país en los últimos meses. La crisis institucional, por cuenta de los cambios abruptos de alcaldes; así como los operativos contra delitos sexuales en zonas como la Torre del Reloj y la Bomba del Amparo, son algunos de los temas que tienen en el foco a La Heroica. Sumado a esto, hay concejales y un exmandatario procesados por corrupción y la percepción de la ciudad va en caída.

Las cifras más recientes de Cartagena Cómo Vamos evidencian una desmejora en la calidad de vida de los cartageneros y dejan en claro la poca fiabilidad de algunos indicadores evaluados, debido al difícil acceso a los datos en la ciudad. Algunos de los temas que más llaman la atención es que ningún colegio público alcanzó el nivel más alto de las pruebas SABER 11, los embarazos en niñas y adolescentes entre 10 y 19 años siguen creciendo, solo el 4,6% de las zonas rurales tiene servicio de acueducto, los homicidios en 2017 incrementaron de 238 a 252 y el 55,3% de los ocupados en la ciudad trabajan en el sector informal del “rebusque”.

“Los resultados de este informe indican que hoy el principal reto para Cartagena es el fortalecimiento de su institucionalidad pública. La crisis de institucionalidad, traducida en constantes cambios de alcaldes y funcionarios, ha impedido la definición y puesta en marcha de estrategias contundentes para mejorar exponencialmente los indicadores de calidad de vida y se han descuidado algunos que marchaban relativamente bien”, concluyó el informe Cartagena Cómo Vamos. Sin embargo, en entrevista con este diario, la alcaldesa (e) de la ciudad, Yolanda Wong, no considera que haya crisis institucional. La mandataria habló además sobre los principales temas que hoy le interesan a la ciudad.

Cartagena no tiene alcalde hoy en propiedad (después de tener a 10 alcaldes en 7 años). ¿Vive hoy la ciudad su peor crisis institucional?

No. Hay crisis cuando en la ciudad no arrancan los proyectos que la ciudad necesita. Pero aquí los macroproyectos están andando, como por ejemplo, el tema de protección costera que está a la espera de que el presidente abra la contratación.

El problema de la explotación sexual en la ciudad es de vieja data. ¿Por qué hasta ahora se desmantelan grandes redes de proxenetismo en la ciudad?

La unión de las instituciones. Aquí siempre la Fiscalía investigaba por su lado, la policía por otro. La unidad de esfuerzos hizo que se tomaran decisiones contundentes y también fue clave el respaldo del fiscal general de la Nación.

Organizaciones no gubernamentales dicen que hay permisividad por parte de la administración local y de todos los sectores sociales de Cartagena en el tema de explotación sexual. ¿Qué opina de esto?

No creo que haya permisividad, sino que no se había logrado la articulación.

Por estos días la Torre del Reloj está llena de policías y sin trabajadoras sexuales. ¿Hasta cuándo estará esta zona vigilada por la entidad?

Ya es una acción permanente del gobierno.

¿Cómo está haciendo la alcaldía para no afectar con estos operativos el trabajo sexual?

Nuestra actuar es contra la explotación sexual. Lo que pasa es que ellas (las prostitutas) no pueden ser la imagen de la Plaza de los Coches. En eso he sido clara. Yo soy defensora de ellas como mujer, pero no pueden ser la imagen de la ciudad. Ellas tienen sus sitios donde pueden ir y captar a sus clientes.

¿Han pensado en un sitio para las trabajadoras sexuales?

Hay que analizar una zona de tolerancia. La Corte a dicho que esas personas decidieron voluntariamente usar su cuerpo.

Ahora también el trabajo contra la explotación sexual se centra en los turistas…

Nuestro escenario había cambiado. Ellos venían aquí y hacían lo que querían. Venimos de ocho años inestables y de pronto hace que los ciudadanos empiezan a hacer lo que quieren.

La Madame reclutaba mujeres en los barrios el Pozón, Olaya y Nelson Mandela, los más pobres de Cartagena. ¿Qué está haciendo la alcaldía para incidir en esos barrios y que las mujeres tengan oportunidades distintas a la prostitución?

El estudio del Banco de la República dice que tenemos 40 barrios vulnerables, que generan el 85% de la pobreza en Cartagena. Arrancamos una intervención ahí. De los 40, 30 están a la orilla de la perimetral o de la ciénaga de la virgen. Semanalmente llevamos el gobierno al territorio. Atendemos 4 mil personas  semanales. Esa atención incluye SISBEN, oferta institucional de universidades y centros de desarrollo.

¿Qué ha investigado la administración sobre el caso del tour de la violación? ¿Es verdad  o mito?

No se ha podido demostrar.

Las cifras de Cartagena Cómo Vamos son desalentadoras. ¿Qué opina de ellas?

No le tengo miedo a las cifras, ellas son una herramienta de gobierno para tomar decisiones acertadas.