Nuevos detalles sobre corrupción tras el desplome de edificio en Cartagena

Testigos denunciaron, con nombres, a funcionarios que habrían entregado la licencia falsa a los constructores del edificio Blas de Lezo II.

Pedro Mendoza - Especial para El Espectador

El desplome de un edificio de seis pisos en Cartagena, el pasado 27 de abril en el barrio Blas de Lezo, dejó en evidencia la corrupción que se pasea en varias dependencias del distrito que tienen a su cargo el control de las construcciones.

Para nada es un tema nuevo y de boca de los cartageneros ya se hablaba de coimas para obtener licencias falsas o pasar por alto irregularidades, también, desde hace varios años, la prensa local registraba advertencias sobre la ilegalidad de más de la mitad de las obras que se construían en la heroica.

Sin embargo, a poco más de una semana del lamentable hecho que enlutó a las familias de 22 personas, en su mayoría obreros que trabajan en la ilegal construcción, se conocieron nombres de funcionarios que, no solo conocían de la irregularidad, sino que también habrían hecho parte.

De acuerdo con información publicada por Noticias Uno, funcionarios de la Alcaldía de la localidad III, Industrial y de la bahía, fueron quienes entregaron la licencia falsa a uno de los obreros para que la instalara visiblemente en la parte exterior de la construcción.

Dos testigos, que pidieron la reserva de su identidad, le contaron al noticiero que recibieron la licencia falsa y que los funcionarios eran vistos “constantemente” visitando la obra y denunciaron que recibían dinero.

La descripción de los funcionarios, según Noticias Uno, corresponde a Gilberto Marrugo y Ricardo Castellar, funcionarios de planta de Control Urbano de la Alcaldía local III; y Luis Cudris, asesor jurídico de esa alcaldía. Marrugo habría negado visitas a la obra “porque no tenía competencias”.

La tragedia ocasionó la renuncia de la secretaria de Planeación, Luz Elena Paternina, y del director de Control Urbano, Olimpo Vergara. También se adelantan investigaciones penales y disciplinarias en contra de los dueños del edificio y de varios funcionarios del distrito, respectivamente, entre ellos el propio alcalde Manuel Vicente Duque. (Lea: Por desplome de edificio, renuncian funcionarios de Planeación en Cartagena)

En una reciente visita a Cartagena, Fernando Carrillo, procurador general, señaló que el caso se trasladaría a Bogotá, arguyendo que en Cartagena no había garantías para llevar a cabo la investigación.

Sin embargo, el asunto, evidentemente, no se trató de un caso aislado y parecería una pieza dentro de una cadena de corrupción sistemática en Cartagena. En una visita realizada en días posteriores al desplome, en las tres localidades en las que se divide la heroica, se hallaron, por lo menos, 48 edificaciones cuya construcción es ilegal. Irregularidades que, desafortunadamente, sólo se hallan luego de que 21 personas perdieran la vida. En los últimos días, ese número aumentó a 96.

No se sabe nada de los constructores

Por otra parte, pasan los días y aún no se da con el paradero de los hermanos Quiroz, responsables de la obra que se fue al suelo. Hasta el momento, María Quiroz, hermana de Wilfran y Eduardo, ha sido la única que ha salido a los medios de comunicación.

En entrevista con el diario El Universal, negó cualquier vinculación con las obras y les pidió a su hermano Wilfran que respondiera por la tragedia.