“Con un pasaje de $2.000 la gente no se va a sentir estafada”: gerente de Transcaribe

Humberto Ripoll, recién nombrado en el cargo, afirma que desde este domingo, cuando se inicie la etapa comercial del sistema de transporte en Cartagena, estarán circulando 60 buses articulados.

Humberto Ripoll fue nombrado en la gerencia de Transcaribe el pasado 18 de marzo. / Cortesía

El nuevo gerente de Transcaribe llegó entrada la Semana Santa y a menos de diez días de que se iniciara la etapa comercial de este proyecto de transporte masivo en Cartagena —prevista para el domingo 27 de marzo—, como si se tratara de un reto ante lo que ha sido un verdadero calvario de más de diez años para los cartageneros.

Humberto Ripoll Durango fue subdirector operativo del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte de Cartagena (Datt) durante la administración del alcalde Campo Elías Terán, es ingeniero civil de la Universidad de Cartagena, tiene una especialización en la Universidad del Norte y, literalmente, se regresó de Alemania, donde trabajaba en el sector privado y había estudiado una maestría en planeación de infraestructura, para asumir el reto que le propuso el actual alcalde de Cartagena, Manuel Duque. Asimismo, ha asesorado técnicamente otros sistemas de transporte masivo en Argentina, Chile y Perú.

En entrevista con El Espectador, señaló que hubiese tomado decisiones diferentes a las que ya están determinadas, pero que trabajará con lo que hay y con miras a que el 27 de marzo el inicio de la etapa comercial sea un éxito.

Transcaribe ha sido un proyecto bastante problemático en Cartagena. ¿Cuál ha sido su primera acción?

Yo llegué a una semana de la puesta en marcha de la etapa comercial. Lastimosamente ahora no puedo tomar medidas que no estén enfocadas hacia ese día. Estoy atento al patio portal, en poner a punto los vehículos y las estaciones. Cuando esta etapa esté en marcha tomaré cartas en el asunto para mejorar el sistema.

¿Cuáles son los principales retos al llegar a un sistema que ha sido víctima de tanta improvisación?

Lo primero es revisar qué es lo que está contratado. Saber con qué se cuenta y qué se puede exigir. Lamentablemente con lo que ya está adjudicado no se puede hacer mayor cosa. ¿Que si hubiese cambiado cosas? Hubiese cambiado muchas, pero ahora toca trabajar con lo que hay.

¿Qué habría cambiado?

Muchos procedimientos y diseños. La lista es bastante grande.

Hoy, a la luz de la realidad de Cartagena en movilidad y la experiencia que tiene en el campo, ¿considera que Transcaribe está a tiempo de ser la solución?

Es un actor importante, pero se necesita mucha estrategia de movilidad y el apoyo de la ciudadanía. Podemos tener el sistema de transporte más moderno del mundo, pero si los ciudadanos no nos adaptamos a lo nuevo, no funcionará.

Tiene buenas referencias y el alcalde Duque lo estuvo apoyando para que lo nombraran. ¿Cree que faltaba alguien menos político que los gerentes anteriores?

No te puedo decir si alguien menos político, pero sí alguien más técnico.

Cuando se conoció que la tarifa de Transcaribe sería de $2.000, no faltó la crítica. De hecho sacaron un decreto que subió $200 la tarifa de transporte colectivo, que venía subiendo $100 anualmente. ¿Por qué el pasaje de Transcaribe va a costar igual que, por ejemplo, Transmilenio si es mucho más pequeño y en este momento no funciona con todas las estaciones?

No conozco en detalle el cálculo de la tarifa, pero solamente con la inflación ya el pasaje queda en $1.940. Hay que tener en cuenta que esa tarifa se determinó con un estudio técnico y financiero. Y es un costo inferior a lo que las personas en Cartagena están acostumbradas a pagar para transportarse. Por ejemplo, con el servicio de mototaxis, que es irregular, se pagan hasta $9.000 pesos por trayectos de cinco kilómetros. Creo que con un pasaje de $2.000 la gente no se va a sentir estafada.

¿Cuántos buses van a rodar en la etapa comercial? ¿Cómo se empezará a cobrar el pasaje?

Aproximadamente, estarán circulando 60 buses y el número aumentará gradualmente. Por otra parte, la empresa Colcard ha venido trabajando en el sistema de recaudo. Se están configurando las tarjetas, los trípodes están instalados en las estaciones y se está haciendo el cableado y la instalación de validadores en los vehículos. Se están haciendo pruebas de conectividad con el centro de control y enfocado en tener un sistema a prueba de fallos. Todos estamos actuando para que el 27 todo salga bien.

¿Qué estaciones estarán en funcionamiento durante la etapa comercial?¿Se usará toda la troncal?

Esta etapa comprende todas las estaciones desde La Bodeguita hasta El Gallo (que se llamará Madre Bernarda).

Uno de los nudos es la chatarrización de los buses convencionales que hoy circulan en la ciudad. ¿Cómo encontró ese asunto?

Se han chatarrizado 180 vehículos de los cuales 80 fueron por vida útil, es decir, esos no se notan mucho, pero los otros 100 sí fueron retirados de las vías Cartagena y hay una mejoría. Cuantos menos vehículos de transporte convencional estén circulando habrá más oxígeno para la movilidad.

Da la sensación de que Transcaribe está empezando a operar a empujones. No está definida la chatarrización ni el recaudo ni el patio portal ni el tema de buses alimentadores. ¿Por qué poner a andar un sistema sin esperar la culminación de esos puntos vitales?

Desconozco las razones, pero, definitivamente, se ha dado un fenómeno y es que la ciudadanía quiere el sistema y lo defiende. Al comienzo hubo ataques con piedras a los buses y cuando nuevamente intentaron romperlos, los mismo pasajeros defendieron los vehículos. Ese es un excelente mensaje y significa que los cartageneros están comprometidos con el sistema y se están apropiando.

Usted le dijo a El Universal que llegaba libre de presiones políticas. ¿Cómo desmarcarse de quienes tienen intereses alrededor de Transcaribe y no lo han dejado avanzar?

Estuve mucho tiempo fuera de Cartagena y del país, pero, tal como lo dije, llego sin presiones políticas y la idea es tratar de hacer lo mejor posible y tomando decisiones técnicas adecuadas que es lo que siempre se debió haber hecho.

¿Qué siente como cartagenero que ciudades menos visibles que Cartagena, en las que este tipo de proyectos comenzaron más tarde, ya cuenten con sistemas de transporte masivo? 

Como cartagenero me da mucha tristeza, pero como gerente es todo un reto.

[email protected]