Cada día 89 menores de edad son desplazados

La agencia Pandi hace una radiografía de este flagelo que en los últimos 28 años ha afectado a 1'900.000 menores.

Diariamente, en promedio, 89 menores de edad en Colombia son desplazados; el 69% tienen entre 0 y 12 años. Las cifras están recogidas en un informe especial realizado por la agencia Pandi, Free Press Unlimited y War Child Holland, en el que se revela además que el 38% de los 5 millones de personas que han sido desplazadas en los últimos 28 años, eran niños.

Según datos de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento (CODHES), los desplazamientos ocurridos entre 2011 y 2013 fueron perpetrados principalmente por las Farc, seguidas "por los nuevos grupos paramilitares como 'Los Rastrojos', 'Las Águilas Negras', 'Los Paisas' y el 'Ejército Revolucionario Popular Antisubversivo de Colombia' (ERPAC). La fuerza pública también es señalada en algunos casos".

Gabriela Bucher, directora de la Fundación Plan, señala en este informe que el desplazamiento aumenta el riesgo de que los menores sean víctimas de reclutamiento y violencia sexual; además los hace vulnerables a que sean usados como informantes por grupos delincuenciales. Explica que este flagelo lleva a las víctimas a "perder el vínculo con su lugar de origen y con su primera identidad. En el caso de los niños y las niñas ese impacto es más fuerte, ya que genera daños en la construcción de su identidad".

El informe de la agencia Pandi plantea que la atención de las víctimas de desplazamiento es también preocupante. "Se tiene que prestar asistencia humanitaria de emergencia desde el momento del registro, el cual consiste en otorgar vestido, vivienda, alimentación, transporte, salud y todo lo que pueda necesitar una familia para sobrevivir", asegura Fanny Uribe, asesora de la Fundación Plan.

Uribe sostiene que el Gobierno debe ser "el principal garante" en estos casos y que las políticas de restitución de derechos debe tener un enfoque diferencial de acuerdo a la edad, el género, y la pertenecía étnica o racial de la víctima. En lo que va de 2013 un total de 31.376 personas pertenecientes a diferentes grupos étnicos han sido desplazadas.

"El Estado reporta con orgullo $200 mil para estudiar, pero existe nulo seguimiento y apoyo real diferenciado que permita la prosperidad de los niños y de sus familias", afirma Ximena Norato, de la agencia Pandi y concluye: "Son subsidios insuficientes para una vida digna y sana que los expulsa al trabajo infantil y así, uno a uno, vamos tejiendo una cadena de derechos vulnerados".