Caja negra de helicóptero militar será clave para establecer causas del siniestro: Ejército

El general Alberto José Mejía explicó que la aeronave se estrelló de frente contra una montaña.

Una misión de expertos está a cargo de la investigación por el accidente de un helicóptero MI-17 de matrícula EJC 3393 de la División de Aviación de Asalto Aéreo del Ejército, que fue hallado siniestrado en el corregimiento de San Daniel, vereda Santa Teresa, del municipio de Pensilvania (Caldas). (Lea: Confirman muerte de 17 ocupantes de helicóptero militar accidentado en Caldas)

Aunque la primera hipótesis que manejan las autoridades es que el helicóptero se precipitó a tierra por mal tiempo en la zona, el análisis de la caja negra será clave para establecer si las condiciones climáticas o un error humano habrían sido las causas del siniestro en el que fallecieron 17 militares.

Este martes el comandante del Ejército, general Alberto José Mejía confirmó que el informe de la comisión técnica estará listo en cuatro semanas y explicó que este tipo de aeronaves cuentan con un sistema especial de seguridad y blindaje, por lo que están hechos para enfrentar situaciones severas.

“Estas aeronaves tienen todos los elementos para que una tripulación pueda advertir que hay terreno crítico y pueda advertir que se va a estrellar con el terreno (…) cuentan con la última tecnología existente y con el paso de los años se van realizando las adecuaciones que se requieren para garantizar la seguridad del personal que se moviliza en estas aeronaves”, dijo el general Mejía en entrevista con Caracol Radio.

El alto oficial confirmó que la aeronave se estrelló de frente con una montaña, aparentemente debido a la poca visibilidad en la zona. “las condiciones en las que quedó el helicóptero son impresionantes. Completamente destruido. La comisión que investiga este lamentable hecho tendrá acceso a las grabaciones de la tripulación”.

A su turno, Jhon Marulanda, especialista en inteligencia militar, explicó en Caracol Radio que el MI-17 es una máquina robusta, de alto rendimiento, de alta capacidad y un piloto requiere mínimo 1.500 horas de vuelo para asumir el mando de la aeronave.

“Estas máquinas Rusas no tienen una tecnología muy avanzada especialmente en radares meteorológicos y aspectos técnicos de navegación para preservación en situaciones complicadas que se den”, aseguró el especialista en inteligencia militar.

El lunes hacia el mediodía se confirmó el fallecimiento de los 17 ocupantes de este helicóptero militar que se encontraba adelantando operaciones en la región del Urabá. Sin embargo, este es el segundo accidente de una aeronave militar que se registra este año.

En marzo, en el municipio de San Calixto un helicóptero UH-1H HUEY II de la Policía Antinarcóticos se desplomó cuando sobrevolaba a cuatro kilómetros del sur de Convención (Norte de Santander) para apoyar un hostigamiento armado en esa zona. El accidente ocasionó la muerte de sus cuatro tripulantes, todos oficiales de la Policía. En este caso la comisión a cargo de la investigación determinó que el accidente se originó por las precarias condiciones climáticas.
 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Microtráfico, un negocio con menores