Calamidad pública en Salento, Quindío, por desabastecimiento de agua

El racionamiento está durando de 12 a 15 horas diarias, porque el acueducto, abastecido por las quebradas Cruz Gorda, Corozal, Cristalina y Bolivia, pasó de producir 20 a 8 litros de agua por segundo.

/ Foto: Archivo

En Salento, Quindío, se declaró el estado de calamidad pública por desabastecimiento y escasez de agua que hay en el municipio. A esta decisión se llegó después de que se reunieran el gobernador del Quindío, Carlos Eduardo Osorio Buriticá, el director de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo (UNGRD), Carlos Iván Márquez y el alcalde de Salento, Juan Miguel Galvis Bedoya.

Lo que sigue ahora para uno de los municipios más reconocidos y turísticos del Eje Cafetero es la implementación de un plan de acción que realizarán las autoridades para mitigar la emergencia que se presenta desde hace dos meses.

Se buscarán “medidas como la instalación de tanques o depósitos de agua de 20.000 litros ubicados en puntos estratégicos del municipio y abastecidos constantemente con carrotanques. Así mismo se buscaría agua subterránea mediante un pozo para ayudar al abastecimiento” se puntualiza en un comunicado de la Gobernación.

La situación es tal que el racionamiento está durando de 12 a 15 horas diarias, porque el acueducto, que se abastece de las quebradas Cruz Gorda, Corozal, Cristalina y Bolivia, pasó de producir 20 a 8 litros de agua por segundo.

El gobernador de Quindío, Carlos Eduardo Osorio Buriticá, criticó la falta de acción de las administraciones pasadas para evitar que la situación actual se presentara: “No podemos seguir nosotros con un San Benito que viene de otras administraciones donde no le pusieron cuidado nunca a estos temas que son trascendentales. Se trata de que hay una emergencia manifiesta”.
 

Temas relacionados