Cali está empeorando

Las mujeres, el estrato 5 y los jóvenes de 18 a 24 años ven con pesimismo el rumbo de la ciudad. La labor del alcalde Rodrigo Guerrero es desaprobada en 62%.

¿Qué opinan los caleños de su ciudad? ¿Están a gusto con sus vidas? ¿Cuáles son sus preocupaciones? ¿Creen que las cosas mejorarán? Con estas preguntas fueron abordados cuatrocientos habitantes de la capital de la salsa colombiana. Hombres y mujeres de todos los estratos socioeconómicos respondieron a la encuesta de bienestar realizada por El Espectador y Noticias Caracol y aportaron sus experiencias de manera personal, con las cuales se pretende determinar la percepción en torno a la urbe.

Aunque el 69% de los consultados sienten que sus vidas son prósperas, el 58% cree que las cosas están empeorando y son las mujeres (65%), el estrato 5 (74%) y los jóvenes de 18 a 24 años (63%) los que responden en su mayoría con pesimismo. Sin embargo, y paradójicamente, es este último grupo poblacional el que se siente más próspero (78%).

Mientras tanto, el 18% de los encuestados sostienen que están luchando, y el 9%, sufriendo. Las relaciones sociales y los propósitos en la vida, que abarcan variables como disfrutar lo que se hace cada día, son los campos donde los caleños y las caleñas dicen ser más prósperos. Las personas entre 35 y 44 años están más conformes con su vida social (68%). Las finanzas, así como el área donde viven los encuestados, suponen los sufrimientos más recurrentes (34% y 39%, respectivamente).

La salud física no parece ser una las fortalezas de los habitantes de Cali. El 54% responde estar luchando, mientras que el 39% asegura estar prosperando. El estrato 1 (49%) es el más conforme con su salud física, al contrario del estrato 4, que ocupa la casilla más baja, con el 25%.

Frente al interrogante sobre la labor del alcalde, Rodrigo Guerrero, las personas desaprobaron su gestión en 62% y la aprobaron en 22%; el resto no sabe o no opina. En términos de participación política, hay bastante abstención. Si el próximo domingo tuvieran que elegir al nuevo mandatario local, tan sólo el 28% votaría. El exvicepresidente Angelino Garzón Quintero sería en definitiva el más opcionado para suceder a Guerrero.

En concepto de los entrevistados, la inseguridad (50%), el transporte público (19%) y la violencia (9%) son los principales problemas que tiene la capital del Valle. La circulación del tránsito, la disminución de la inseguridad y el funcionamiento del transporte son los aspectos que más se deterioran. La corrupción (2%), al igual que la pobreza (2%) son las problemáticas que menos los preocupan.

La mayoría de los caleños coincide, además, en que no se debe acabar con los buses tradicionales y dar paso al MIO y que la crisis en el sistema de la salud se debe más a un problema de desorden administrativo.