Capturan a 27 personas por pesca ilegal en zona de reserva en la Isla Gorgona

La banda es conocida como los 'Depredadores' de Gorgona. En el operativo fueron incautadas dos toneladas de pescado.

Policía Nacional

Agentes de la Policía Nacional capturaron a 27 personas señaladas de participar en actividades de pesca ilegal en una zona de reserva en la isla de Gorgona. En el operativo fueron incautadas dos toneladas de pescado y seis lanchas fueron inmovilizadas.

Según la investigación adelantada los pescadores realizaron "faenas agresivas" en el área restringida y protegida por la Unesco, que en 1984 declaró la isla y su área marítima como patrimonio natural de la humanidad.

“Esta actividad ilícita que se está realizando en esta zona daña el ecosistema marítimo y la reproducción de miles de especies”, explicó el coronel Delbert Plata Álvarez, jefe de seguridad ambiental y recursos naturales de la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural de la Policía Nacional.

Los capturados deberán responder por el delito de aprovechamiento ilegal de recursos naturales. Las autoridades establecieron que aprovechando la oscuridad de la noche, para intentar pasar desapercibidos, y a tan solo dos millas de la isla, se ubicaron varios pescadores a bordo de seis embarcaciones artesanales.

Mediante distintas maniobras de pesca, como el uso de redes y volantines que son arrojados al agua. Las lanchas tenían gigantescos refrigeradores que almacenaban algo más de dos toneladas de pescado pargo rojo, jurel, gargaja, patiseca, pardo chillado, castalias, atún, entre otras 22 especies.

“Históricamente no hay registro de capturas por realizar este tipo de faenas a gran escala en el área de reserva de la Isla Gorgona”, precisó el coronel Plata al indica que la franja marítima es protegida porque durante varias épocas del año se convierte en el refugio de miles de tortugas, ballenas, tiburones, rayas, entre otras especies, que llegan a reproducirse por la garantía de conservación que les brinda el ecosistema coralino.

En el caso de los peces, las hembras llegan entre mayo y julio a desovar. Así que cualquier maniobra de pesca que se realice en la zona, acelera el deterioro ecológico de los arrecifes coralinos y afecta la continuidad de miles de especies.