Casa por cárcel para conductora ebria que arrolló a agente de tránsito en Medellín

La mujer de 26 años de edad arrastró por más de 600 metros al funcionario.

En la mañana del pasado miércoles 14 de enero en el centro de Medellín, una mujer llevó en el parabrisas de su automóvil a un funcionario de la Policía de la ciudad, lo cual se dio a conocer gracias a las cámaras de seguridad instaladas en la Avenida La Playa.

La mujer, identificada como Bibiana Marcela Jiménez Grajales de 26 años de edad, se llevó en el capó de su vehículo al agente de tránsito Leonardo Tabares, cuando el funcionario requirió a la mujer en el cruce de la avenida por violar la medida de pico y placa.

Este miércoles se supo que Jiménez, a quien le imputaron cargos por el delito de violencia contra servidor público, logró el beneficio de detención domiciliaria, luego de arrastrar por más de 600 metros al agente de tránsito, y hoy se encuentra recluida en su casa de Prado Centro.

De acuerdo con el abogado de la mujer, Francisco Gallón, su defendida no había podido beneficiarse de la casa por cárcel por falta de brazaletes de seguridad, por lo que debió permanecer más de 15 días en los calabozos de la Sijín, mientras el Inpec conseguía uno de los dispositivos.

Cabe recordar que según la versión de la víctima, el vehículo era conducido por un hombre, quien lo abandonó luego de parar en un semáforo en rojo, por lo que la mujer que iba de copiloto, en estado de embriaguez, tomó el control del carro y fue cuando se llevó por encima al policía de Tránsito.

Tabares explicó para un diario local que la mujer aceleró, por lo que él no encontró otra forma que sujetarse fuerte a la tapa del motor.

“No sé de dónde saqué fuerza para sujetarme bien y me puse a gritarle a la gente que se quitara porque la conductora inició una carrera sin respetar semáforos. Se pasó tres en rojo en vías de mucho flujo a esa hora, como los cruces de Junín, Palacé y Bolívar. A ella le insistía que parara para bajarme, pero en lugar de eso aceleraba más”, aseguró el funcionario de tránsito.

“Llegando al cruce con Carabobo la mujer giró hacia el tercer carril y, como el semáforo estaba en rojo y había unas motos adelante, tuvo que parar, aproveché ese momento y me lancé del carro”, continuó Tabares, agregando que “en ese instante me socorrió la gente y se apareció un señor de camisa blanca que me dijo que era agente del CTI y le quitó las llaves del carro a la mujer, que se tuvo que bajar”.