Amanece incinerada parte de una escuela en Caldono, Cauca

Aunque las investigaciones continúan, algunos miembros de la comunidad culpan a los Nasa.

Cortesía.

En la mañana de este  jueves, la Escuela de Formación Integral Misak, ubicada en la zona rural de Caldono, Cauca, amaneció con parte de sus pupitres, materiales y libros incinerados.

Mientras las autoridades investigan el hecho para encontrar a los culpables, miembros de la comunidad culpan a los indígenas Nasa. “Responsabilizamos de forma directa al cabildo Nasa de la Laguna Siberia”, dijo Lorena Paz, docente de la escuela.

Lea también: ¿Qué está pasando en Caldono, Cauca, entre las comunidades indígenas Nasa y Misak?

Por su parte, el secretario de Gobierno del Cauca, Ricardo Cifuentes, expresó que “rechazamos completamente esas actitudes de la comunidad Nasa, que procedió en la noche de ayer, de acuerdo con las informaciones que se tienen, a destruir el inmobiliario de la escuela”.

 
 

Cabe resaltar que, desde junio de este año, la disputa entre los pueblos indígenas Misak y Nasa por la posesión de siete terrenos, incluidos el de La Buitrera, El Cidral y Ambaló, ha pasado de una lucha legal a una violenta.

El pasado 18 de octubre se presentó un altercado que dejó 17 indígenas heridos pertenecientes a ambas etnias. Además del desplazamiento forzoso de más de 500 personas por las constantes confrontaciones y ocupamiento de predios.

Contexto: La disputa entre los Misak y los Nasa por una zona ancestral en Cauca

El argumento principal, tanto de los Nasa como de los Misak, es que las tierras les pertenece por derecho ancestral, sin embargo “el problema real es que los dos tienen más población y menos recursos, y no hay suficientes tierras para que puedan crecer las poblaciones indígenas”, según lo explicó el antropólogo y docente de la Universidad del Cauca, Axel Rojas, en una entrevista con Colombia 2020.

A pesar de los continuos enfrentamientos, ambos pueblos han dicho estar dispuestos al diálogo y han hecho un llamado a las autoridades y al Gobierno Nacional para que hagan presencia y ayuden al planteamiento de una pronta solución.

El pasado 28 de octubre, el defensor del pueblo, Carlos Negret, se reunió en Popayán junto con el gobernador de ese departamento, Óscar Ocampo, el viceministro del Interior, Juan Carlos Soler, y representantes de ambos pueblos para tratar de llegar a un arreglo. Sin embargo, a pesar de los muchos intentos de negociación, aun no se llega a un acuerdo mutuo.

Lea también: Defensor del pueblo entra a mediar conflicto entre los Nasa y los Misak en el Cauca

Frente a las acusaciones hechas hacia los Nasa, el Resguardo Indígena de la Laguna Siberia publicó un comunicado. “En horas de la noche del 7 de noviembre de 2018, el Consejero de la Laguna recibió la llamada por parte del Señor Alcalde del Municipio, Paulo Andrés Piso Lozada, siendo las 09:02 pm, en el cual pregunta acerca de los hechos que presuntamente estaban sucediendo en la vereda Buitrera donde supuestamente en la finca Cresta de Gallo se estaba incendiando la escuela Misak.  

 
 

Las autoridades del Cabildo de la Laguna Siberia proceden a verificar los hechos que mencionan en la llamada recibida, cuando se llega al sitio encontramos que no había presencia de personal Nasa ni Misak. Se revisa el sitio y había fuego en la parte de afuera de la escuela, eran pupitres escolares que estaban en llamas, pero se hace la aclaración que solo era una parte de ellos porque los demás pupitres se encontraban dentro del aula de clases en buen estado. Había también loza de la cocina tirada, la llave de agua estaba partida y el agua se estaba regando”, aseguró el Resguardo.

Tema relacionado: Enfrentamiento territorial entre indígenas Nasa y Misak deja 17 heridos en Cauca

Así mismo, manifestaron que, “Frente a los hechos ocurridos en esta noche en la Escuela de Formación Integral Misak en la vereda Buitrera, no somos responsables porque desde las siete de la mañana del día de hoy, los Misak retoman el punto y los Nasa a esa misma hora se retiran de la escuela. Por lo tanto, en horas de la noche cuando ocurrieron los hechos, ya los Misak estaban posesionados en el lugar”.

Una vez más, los pueblos indígenas acuden al Gobierno para investigación y atención de este incidente. La escuela acoge a niños y niñas pertenecientes a las comunidades Nasa y Misak, al igual que menores campesinos de la zona, por lo que cerca de 120 niños serían los afectados por lo que la población identifica como ‘acto vandálico’.