Luego de la tragedia, 250 voluntarios trabajan para reconstruir Corinto

Luego del desbordamiento del río La Paila, se ha confirmado la muerte de cinco personas y tres desaparecidas.

Cortesía: UNGRD

Hace una semana en el municipio de Corinto, norte del departamento de Cauca, ocurrió un desastre que dejó a sus ciudadanos con incertidumbre y desesperanzados luego de que el desbordamiento del río La Paila sepultó de lodo a seis barrios del municipio, fallecieron cinco personas y tres se encuentran desaparecidas. 

A pesar de la inquietud sobre sus futuros y la desazón de perderlo todo, los habitantes de Corinto desde este martes aunaron esfuerzos para reconstruir, poco a poco, lo que les arrebató la avalancha. Entre indígenas y gente que vive en las zonas urbanas suman 250 personas que se pusieron la tarea de construir una red provisional que les suministre agua potable. 

Lea más: Instituciones y habitantes trabajan por la reconstrucción de Corinto.

El sistema de agua consistirá en el transporte de este líquido desde la quebrada Chicharronal hasta el municipio, para así dotar por horas todas las zonas. Mientras que esta obra concluya, se seguirá distribuyendo agua a través de los carrotanques como se viene haciendo desde la activación de las acciones de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD).

Los voluntarios junto a la UNGRD llevan despejado el 80% del lodo y desechos que causó del desbordamiento del río en el barrio La Playa. 

Además del apoyo por parte de los habitantes para recuperar y reconstruir el municipio que habitan, se les está prestando todo el cuidado sanitario que requieren, en especial a los que permanecen por la zona afectada. Son 2.637 dosis de tétano, difteria e influenza que se ha aplicado a los ciudadanos para evitar cualquier enfermedad.